“Ornamentación Urbana”

Por Emilio Armando Olivo jueves 2 de febrero, 2017

Es muy grato ver el interés de muchos munícipes en tratar de ambientar nuestras ciudades con la siembra de árboles y plantas ornamentales en nuestras calles y avenidas en todo el país.

La motivación de esta entrega tiene entre otros objetivos estimular estas acciones que vemos las realizan las municipalidades, el Ministerio de Obras Públicas y ciudadanos en general interesados en una ciudad habitable.

Por igual, sugerir públicamente algunas acciones con relación al tema de la ornamentación urbana, la que es vital por todas las ventajas que esta nos ofrece en la convivencia entre los seres humanos y las construcciones de las ciudades entre estas las calles y avenidas.

Las plantas como seres vivos necesitan su espacio vital para su desarrollo, pero si analizamos algunos casos vemos que las calzadas y las reatas, son unas cada vez más anchas, pero con los espacios para las plantas muy pequeños y en otros casos estrechas las áreas para que estas desarrollen su sistema radicular.

Creemos que una buena función de la Liga Municipal Dominicana debería asesorar las municipalidades en estos programas de siembra para que se haga bien sin perdidas de las plantas y usando racionalmente los espacios.

No toda planta da para ser sembrada en cualquier sitio. Por ejemplo, ciertas palmas crecen bien aunque la brisa del movimiento que dejan los vehículos las maltraten. Ciertos árboles aguantan sequías, otros necesitan suficiente humedad para crecer o pueden aguantar una relativa sequía, por lo que estos y otros factores deben ser tomados en cuenta.

Es obvio que cual sea la especie plantada, necesita su cuidado en especial en el inicio de su desarrollo y en estos casos los munícipes deben darle la mano a los ayuntamientos sea cuando estas están frente a sus negocios o residencias. Recordemos siempre que las plantas eliminan mucho carbono del ambiente, nos dan frescor y belleza.

Así como tenemos grupos de protectores de animales deben surgir en los Municipios, sean los pequeños o los grandes, los protectores de los árboles y más aún ahora que este año se ha declarado en beneficio de la agroforesta, de uno de nuestros mejores amigos, el árbol.

 

Comenta