Orlando Martínez, vida y obra periodística

Por Rubén Moreta jueves 14 de marzo, 2019

El crimen político más horrendo perpetrado por la dictadura ilustrada de Joaquín Balaguer fue el asesinato del periodista Orlando Martínez, la pluma más crítica contra ese oscuro régimen, negador de los derechos humanos y las libertades públicas.

Orlando Martínez, nació en el municipio de Las Matas de Farfán, provincia San Juan, el 23 de septiembre del 1944. Era hijo de Doña Adriana Hawley y Mariano Martínez. Inició sus estudios de periodismo en la Universidad Autónoma de Santo Domingo.  Su asesinato se produjo el 17 de marzo del 1975, en la avenida José Contreras esquina Cristóbal de Llerena, en las proximidades de la UASD.  El tiro mortal a Orlando Martínez se lo infligió el cabo Mariano Durán Cabrera con un revólver calibre 38 marca “Detective’’, número F07259.

Orlando poseía una profunda sensibilidad social.  Repudiaba el orden sociopolítico vigente en la época: una dictadura ilustrada encabezada por el Presidente Joaquín Balaguer.  Esto llevó a Martínez, con su espíritu rebelde, a abrazar la militancia revolucionaria, a través del Partido Comunista Dominicano (PCD).

Orlando Martínez, cuando se produjo su vil asesinato, fungía como Director de la Revista Ahora y era columnista del periódico vespertino El Nacional, donde escribía su célebre columna Microscopio.

El periodismo libre, responsable y de compromiso encuentra en el malogrado Martínez a su más elevado estandarte, porque asumió un ejercicio periodístico comprometido con la defensa de la libertad, los derechos humanos y por la construcción de un nuevo orden político.

El Presidente Joaquín Balaguer rehuyó identificar los asesinos del comunicador y de forma cobarde e irresponsable escribió en su libro “Memoria de un Cortesano de la Era de Trujillo” una página en blanco ocultando a los asesinos.

En la página en blanco, el Presidente Balaguer hizo este comentario: “Esta página se inserta en blanco. Durante muchos años permanecerá muda, pero un día hablará, para que su voz sea recogida por la historia. Callada, como una tumba cuyo secreto a voces se levantará, acusador, cuando el tiempo permita levantar la losa bajo la cual permanece yacente, la verdad. Su contenido se deja en manos de una persona amiga que, por razones de edad está supuesta a sobrevivirme y que ha sido encargada por mí de hacerlo público algunos años después de mi muerte.”

Fue a partir del año 1996, que el Presidente Leonel Fernández reintrodujo el expediente en la justicia, y fueron sometidos a los tribunales el cabo de la Fuerza Aérea, Mariano Durán Cabrera; Rafael Alfredo Lluberes Ricart (Lluberito), el entonces mayor del Ejército Nacional, Joaquín Antonio Pou Castro; Luis Emilio de la Rosa Beras, José Isidoro Martínez González y Salvador Lluberes Montás (Chinino). Este último fue excluido luego del expediente “por razones de salud”.

Todos los pistoleros operativos recibieron condenas ejemplares de veinte y treinta años, no así los autores intelectuales, los generales Enríque Pérez Pérez, Salvador Lluberes Montás y Ramón Emilio Jiménez.

Hoy invocamos que en nuestro país nunca más la censura, persecuciones ni el odio perturben la vida pública, y mucho menos, se acallen con métodos violentos a los disidentes.  Asimismo, que nunca más desde el Estado se patrocine la vulneración de la libertad de expresión y difusión del pensamiento.

Nunca más los fantasmas del miedo deben perseguir a los dominicanos y dominicanos.  Nunca más en esta media isla la caverna política, con su resentimiento y desatino, debe atentar contra la vida de una péndula desafiante e irreverente frente a los desmanes en el ejercicio gubernamental.

Loor eterno a la memoria de Orlando Martínez, mártir del periodismo dominicano.

*El autor es Profesor UASD.

 

Anuncios

Comenta

¡Mantente informado!

Suscríbase para recibir las noticias más importantes del país y el mundo directamente en su correo
SUSCRIBIRME
X
Apple Store Google Play
Continuar