Orígenes de los clubes juveniles socio-culturales populares   (2 de 2)

Por Francisco Rafael Guzmán martes 16 de junio, 2020

Extracción Social de los Clubistas

Si bien ASOCLUDISNA, en el caso de los clubes del Distrito Nacional, con el ascenso del PRD al gobierno en el año de 1978, se ve afectada por el síndrome de la división. El Partido Revolucionario Dominicano, una vez llega al poder en agosto de 1978, busca controlar todo el movimiento popular organizado; dicho partido buscó tener un espacio en el movimiento estudiantil a través de la Federación de Estudiantes Dominicanos, el control de una franja del movimiento sindical, con la creación de una federación sindical (UGTD) que pretendía convertirse en confederación y pretendió tener espacio en la Asociación de Clubes del Distrito Nacional sembrando división en ella. Algo que invita a otra reflexión, pero que escapa a este tema, es el hecho de que el PRD no se interesó en esos años por controlar los colegios de profesionales como en los últimos años ha estado interesado el PRM, y lo estuvo el PRD antes de dividirse y aparecer el PRM en el escenario político.

La organización de los clubes juveniles populares no se da sobre la base de dar una respuesta contestataria a Balaguer, porque no fue en ese gobierno que esas entidades eclosionan si no antes, aunque la expansión en la organización de ese tipo de asociaciones se da hacia finales de ese período. No es el final del período de “Los Doce Años” lo que marca el fin de los clubes juveniles populares, porque estos comienzan a desaparecer después que se aplican las medidas impuestas por el Fondo Monetario Internacional.

Los clubes juveniles populares surgen y se expanden en su organización por todo el territorio nacional como un espacio de toma de decisiones que la sociedad civil de los sectores o clases populares encuentra abierta, a raíz de caída de Trujillo, y se mantiene hasta el clímax de la crisis petrolera que comenzó en los años 70. El surgimiento de ese tipo de asociacionismo y su posterior expansión se da en una época en que la sociedad propiciaba el asociacionismo y la división internacional del trabajo no impedía que así fuera. Hoy día las cosas han cambiado, desde mediados de la “década perdida”, cuando la crisis económica que es el fruto de la crisis petrolera iniciada en el 73 llegó a su nivel más álgido en esa década.

Los integrantes de los clubes juveniles populares no fueron perredeistas exclusivamente, en esas organizaciones estaban integrados individuos de diferentes partidos e ideologías, ni fueron perredeistas los pioneros de los clubes en los años 60. Más bien, se puede decir y sin miedo a equivocación que en la organización de los primeros clubes de La Capital fueron los militantes jóvenes del Movimiento Revolucionario 14 de Junio los que tuvieron los principales papeles protagónicos. El Club Deportivo y Cultural San Antón, fundado como ya se dijo el 9 de febrero de 1963 y que tenía su local en la Duarte esquina Juan Isidro Pérez, contó entre sus pioneros a Bienvenido Silveira Leal-Prandy, Héctor Homero Hernández y Otto Morales (este último fue siempre del MPD); los tres víctimas de la represión política de Balaguer, pero los dos estuvieron efímeramente en el M. R. 14 de Junio.[1] En enero de 1970 el Club Deportivo y Cultural San Antón contaba con 200 socios activos y 50 pasivos, según las declaraciones que daban al periódico El Nacional.[2]

Otto Morales fue un connotado dirigente del Movimiento Popular Dominicano, el Secretario General de esta organización cuando fue acribillado a mediados de 1970, pero él no fue del grupo que se integró al MPD después de haber tenido militancia en el 14 de Junio, pero si siempre fue del MPD y nunca del PRD al igual que los otros dos; Silveira Leal-Prandy fue de los Comandos de la Resistencia, organización dirigida por Amaury Germán y ambos venían del 1J4, cayendo ambos juntos el 12 de enero de 1972 en el enfrentamiento de ese día con tropas policiales y militares; Héctor Homero Hernández, también fue fusilado por la policía de “Los Doce Años”, en ese momento era el máximo dirigente del grupo: Unión de Lucha Por Una Nueva Quisqueya, pero había estado en la organización que dirigió Manolo Tavárez.

Otros jóvenes integrados a los primeros clubes juveniles populares estaban integrados o estuvieron integrados al Movimiento Revolucionario 14 de Junio, como Narciso González, Andrés Luciano Mateo, entre otros. De manera que ni fue el PRD la organización que inició el trabajo en los clubes populares y ni esas entidades nacieron para enfrentar el gobierno factual o de democracia restringida de Balaguer, porque tales organizaciones comenzaron a crearse antes de que estallara La Guerra de Abril. La época de respiro democrático (por lo menos para tolerar -hasta cierto punto- la existencia de este tipo de asociaciones sin ser manejadas por un régimen autoritario) fue un caldo de cultivo para que los jóvenes se organizaran en este tipo de asociaciones colectivas que no tenían un carácter elitista ni puramente recreativo.

Los dirigentes del PRD y ese partido sí estuvieron interesados en tener control de ese tipo de asociaciones, por lo que el cisma se da en ASOCLUDISNA durante el gobierno de esa organización política, a partir del año de 1978.[3]

Hubo reuniones de carácter proselitistas que se hicieron durante los gobiernos de Antonio Guzmán y de Jorge Blanco, pero además hubo financiamiento de algunas construcciones de locales de clubes y canchas deportivas por partes entidades públicas, como por ejemplo, durante la gestión de Fulgencio Espinal en La Lotería. De la misma manera, Winston Arnaud programó reuniones con los clubes.[4] De modo que se puede establecer claramente que fueron organizaciones de la izquierda política las que mayor incidencia tuvieron en los mismos.

Otras evidencias de que el PRD, una vez conquistó el poder, estuvo interesado en el control del movimiento clubístico popular. En Villa Altagracia el Grupo Bandera Proletaria (organización de izquierda maoista), a través de 3 círculos de estudios, denunció que el partido oficial impidió la celebración de la celebración del Primer Congreso de la Asociación de Clubes de Villa Altagracia (ASOCLUVA). Acusaban a dirigentes perredeistas de Villa Altagracia, entre ellos: Eladio Pérez, Julián Mateo y Nicolás Cabral, de realizar reuniones clandestinas en los campos del municipio con la finalidad del impedir la celebración de citado congreso, como evento unitario.[5]

Cabe destacarse, en igual sentido, que el Proyecto Electoral Jacobo 86 programó actividades proselitistas en la campaña a través de ASOCLUDISNA, o de un sector de ella, haciendo campañas de salud. En esa actividad participó la doctora Quisqueya Rivas Jerez.[6]

La Ideología de los Clubes Populares

Si bien es cierto que el PRD trató de controlar a ASOCLUDISNA y ya a mediados de los años 80 coordinó actividades con los clubes o en los locales de estos, no es menos cierto que los clubes socio-culturales populares no fueron creados como un proyecto perredista para accesar al poder y desplazar a Balaguer -una vez agotado el modelo económico en que se sustentaba el régimen de éste-, ni tampoco surgieron dichas organizaciones para enfrentar a Balaguer.

No sólo Majluta hizo actividades desde los clubes o desde los locales de estos, porque el hecho de hacer una actividad en un local no significa tener control de esa entidad u organización, sino que también Asela Mera de Jorge en su campaña para la senaduría del Distrito Nacional en el 1986 se valió del movimiento clubístico popular que ya estaba en declive: Esto último se verificaba después de las negociaciones con el FMI, cuando muchos jóvenes salieron del país. La Lotería Nacional, a finales del cuatrienio 1982-1986, financió algunas canchas a clubes populares, en momentos en que estos estaban en picada en términos de su actividades culturales, debiéndose esto último al flujo migratorio que se produce con las medidas aplicadas por el Estado dominicano y exigidas por el Fondo Monetario Internacional con la negociación de la deuda externa contraída con bancos extranjeros. El propio Ayuntamiento del Distrito Nacional, con Peña Gómez a la cabeza, quiso realizar una labor con los clubes culturales lo cual no parece haber tenido éxito.

Mientras el PRD se acercaba a los sectores de poder norteamericano y buscaba neutralizar los mandos militares hacia 1976, con la finalidad de hacerse potable a ambos sectores, los clubes populares del Distrito Nacional y de algunas localidades del interior del país desarrollaban una intensa campaña contra la penetración cultural norteamericana y desechaban toda ayuda que proviniera de organizaciones norteamericanas o vinculadas a los círculos de poder norteamericano. Si bien es cierto que algunos clubes, muy escasos si, recibieron ayudas de esos sectores o de la Cruzada de Amor, los mismos fueron expulsados de ASOCLUDISNA. También los clubes en su mayoría expulsaban a los socios que asumieran tales prácticas. Lo que no invalida que algunos clubes 5D en la zonas rurales o sub-urbanas, los cuales eran de una naturaleza muy distintas a los clubes juveniles populares -por las fuentes de financiamientos que tenían-, fueron transformados en clubes juveniles populares por la influencia del liderazgo de algunos jóvenes que se integraron a ellos. Eso paso en el paraje Los Robles, sección Juan López de Moca y pasó en algunos lugares de la provincia Duarte.

Esos valores de los clubes populares, incidieron hasta tal punto, que algunas entidades que no eran clubes pero que participaban en los eventos de los clubes también asumieron tales prácticas de omisión. Por ejemplo, Casa Abierta dejó de recibir una ayuda de ese tipo: financiamiento, porque provenía de fuentes financieras vinculadas a los Estados Unidos. Viendo lo que es la sociedad hoy en día, donde la cultura del ocio y la criminalidad imperan, y donde no existen entidades muy proactivas -como lo fueron los clubes populares que hacían tanto casi de la nada y tomaban decisiones importantes- en la promoción de valores que coadyuven a una mejor convivencia social. Sólo debemos preguntarnos: ¿Qué podemos hacer para que esta sociedad no siga así? ¿Cuál es el tipo de organización de la sociedad civil que debemos construir para construir una sociedad justa y una plena ciudadanía?

Ahora con toda las crisis la sanitaria, la crisis económica y la crisis social (aislamiento por el COVID-19), la juventud y las mujeres en primera instancia (por ser ambos movimientos sociales la levadura de un nuevo orden) tienen la palabra en cuanto a la gestación del tipo de asociacionismo que necesitamos, pero no pasando por alto a los trabajadores y trabajadoras asalariados, a los pequeños propietarios y a los chiriperos. Es necesaria la eclosión de organizaciones juveniles, como los clubes, asumiendo los matices epocales pero sin negar el legado de estos, más bien recuperando este último. El nombre de club puede volverse a usar, pero lo que importa es que se rescate el legado de los clubes, aunque hoy día se agregaría la lucha en defensa del medio ambiente o de los ecosistemas. En el caso de las organizaciones de mujeres reivindicar la lucha en defensa de los derechos de igualdad en lo laboral, en el desarrollo espiritual y derechos especiales  por el género en la gestación y la maternidad.

Cuadro No. I-A: Clubes y Otros Grupos Sociales Modernos en República Dominicana por Provincias, no Incluye Sindicatos y ni los Clubes Juveniles Populares (Las Nuevas Provincias no aparecen) Desde la Fundación de La Trinitaria 1838 hasta Redcientes

ProvinciaClubes

Casinos

Country ClubGrupos DamasClubes

Serv.

Organizac. MutualistasGrupos de

Fomento, Art.      y

Científicos

Clubes de

Otras

Entidades

Clubes

Recreat.

Elitistas

Clubes

Colonia

Española

Clubes Polític.Total de Org.
Distrito Nac.        12          1       48       18              72             92           56       148            8       35 490
Santiago         5         2      10        4              20             33             3         24            2         8 111
Azua          –         1        1        4                1               8              –           5             –         2   22
Bahoruco         1         1        –        1                –               3              –           2             –          –     8
Barahona         3         1        4        3                –               4              –         12             –          –   27
Elías Piña         2         –        4        1                1               2              –           1             –          –   11
Espaillat         1         2      12        3                3             10             1         14             –          –   46
Dajabón         1         –        4        1                1               8              –           5             –          –   20
Duarte          4          1       17         3                  3               10               –          10               –          2    50
El Seibo          3          –       16         2                  –               16               –            6               –          1    44
H. Mirabal          1          1         5         2                  2                 1               –            7               –           –    19
Independen          –          –         –         –                  –                 6               –            1               –           –      7
La Altagraci          3          1         8         2                  –                 5               –            3              1          2    25
La Romana          –          –         7         2                  7                 –               2          11               –           –    29
La Vega          6          2       23         5                  4               29               –          22              1          2    94
María T. S.          2          –         5         3                  –                 2               –            –              1           –    13
Montecristi          –          –         2         2                  2                 4               –          11              –          3    24
Pedernales          –          –         1         –                  –                 –               –            –              –           –      1
Peravia          4          1       12         2                  –                 9               –          12              –           –    40
Puerto Plata          1          1       12         4                  8               17               –          11              –          3    57
S. Ramírez          1          2         2                  1                 3               –            –              –           –      9
San Cristób.          6          –       12         2                  2               19               2            8              –           –    51
S. Ignacio S.          –          –         1         –                  –                 5               –            –              –          1      7
San Juan          3          –         3         5                  –                 2               1            4              1          1    20
San Pedro          2          2         9         4                15               19               4          14              1          4    74
Samaná          –          –         2         2                  4                 6               –            8               –           –    21
Valverde          1          –         3         4                  –                 4               2            4               –           –    18
Total        62        17     223       81              146             316             71        343            15        641338

Archivo de Francisco Rafael Guzmán F.

 

[1] Cfr. Club San Antón Hará Festejos en: La Noticia 02/02/1979, Pág. 26

[2] Cfr. El Nacional 26/01/1970.

[3] Para lo que fue parte de la división de ASOCLUDISNA consultar el periódico La Noticia del 30/12/1978 en su página 15. En esa página aparece una columna que tiene por nombre: Clubes Culturales de la autoría de Juan Deláncer. El reportaje de ese día, tiene por título: Club Héctor J. Díaz Rechaza División y Apoya a Asocludisna. El contenido del reportaje da cuenta de que el oficialismo perredista ya intentaba dividir a la Asociación de Clubes. Un perredista delegado pretendía desafiliar al Club Héctor J. Díaz de dicha asociación y otros decían que desafiliaban al Club Villa Francisca sin estar afiliado.

[4] Cfr. Arnaud se reunirá hoy con Dirigentes de Clubes en: La Noticia 07/03/1982, Pág. 10.

[5] Cfr. Aseguran Impiden Congreso de Clubes en: La Noticia 24/11/1978, Pág. 2.

[6] Cfr. Movimiento Deportivo Jacobo 86 Inicia Plan Médico en Clubes DN. La Noticia 23/04/1986, Pág. 30.

 

Por Francisco Rafael Guzmán F. y Dr. Leopoldo Artiles Gil

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar