Organizaciones denuncian extracción de materiales está fuera de control

Por Patricia Espinal lunes 31 de julio, 2017

EL NUEVO DIARIO, MOCA.-Las operaciones de extracción de materiales en minas para la construcción en Moca y La Vega ha desatado el rechazo de organizaciones ambientalistas y juntas de vecinos en comunidades enclavadas en Las cordilleras Central y Septentrional, debido a la contaminación.

En la provincia de La Vega, las quejas son constantes debido la permisibilidad con que dicen operan las autoridades del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Expresan que los daños son visibles hasta para los que transitan por la autopista Duarte en el trayecto Santiago hacia La Vega y viceversa.

En octubre del pasado año, Medio Ambiente, a través del departamento de Suelos y Aguas, dispuso el cierre de una mina de agregados que operaba ilegalmente en la comunidad de Bonagua. Los agregados que eran extraídos, eran posteriormente comercializados.

“Aquí en nuestro país, los recursos naturales son deforestados y devastados y los funcionarios solo se interesan cuando esas quejas salen en los medios de comunicación”, expresó el ciudadano Domingo Tapia.

En el caso de la reapertura de la mina Guaconejo, del paraje El Salitre,  del distrito municipal de Juan López, en Moca, provincia Espaillat, recientemente la junta de vecinos protestó con un piquete.

Carmen Camacho, residente en la comunidad El Naranjo, relató que ya son muchos los niños y ancianos ingresados en centros de salud de la zona aquejados con afecciones respiratorias debido al polvo que se desprende de la mina.

“Nosotros, como junta de vecinos de El Naranjo, estamos apoyando la petición de los comunitarios de El Salitre y La Penda para que nuevamente cierren la mina, por los daños ambientales y a la salud que están causando en esta zona montañosa las operaciones para la extracción de material”, apuntó Carmen Camacho.

Representantes de instituciones como Fundación Centinelas de las Montañas, denuncian que las minas comenzaron a operar en las comunidades El Salitre y Guaconejo y son con los trazos para llevar hasta ellas, son muchos los árboles destruidos.

A finales del pasado año, representantes de varias comunidades marcharon por las calles de Juan López en demanda del cierre definitivo de una mina, cuyas operaciones fueron paralizadas por las autoridades ambientales, pero luego de varios meses, permitió nuevamente que empiecen a extraer los materiales.