Opinión: El porcentaje de embasarse

Por El Nuevo Diario jueves 5 de julio, 2018

En este primer escrito aprovecho para contarles de qué va la columna que compartiremos con ustedes semanalmente.

Serán artículos a modo didáctico y de opinón sobre estadísticas de béisbol avanzadas, aquellas que no suelen presentarse con regularidad, siempre añadiendo el marco histórico para plasmar dónde comenzó todo. Espero sea de su agrado.

En esta edición trataremos el porcentaje de embasarse.

Durante décadas, hemos visto y escuchado que las tres principales estadísticas de un pelotero de ofensiva son las que aparecen en las tarjetas de béisbol: AVG, HR y RBI. Fue una concepción se mantuvo durante muchos años en la industria, periodistas y por ende, el fanático. Eso ha cambiado en las últimas décadas y el porcentaje de embasarse (OBP, por sus siglas en inglés), fue una revolución que llegó en una época que pocos pensaron.

En 1947, Allan Roth, analista de estadísticas de béisbol, se convirtió en el primer empleado a tiempo completo de un equipo de Grandes Ligas. Roth, de la mano de Branch Rickey, gerente general de los Dodgers de Brooklyn, desarrolló lo que hoy se conoce como porcentaje de embasarse. MLB la aceptó como estadística oficial en 1984.

El porcentaje de embasarse es la frecuencia con la que un jugador llega a las bases gracias a los imparables, bases por bolas y pelotazos recibidos. Estas tres variables se dividen entre el número de apariciones del bateador y así se obtiene el OBP, que no contempla embasamiento por: error, interferencia del receptor, tercer strike no capturado por el máscara, obstrucción del defensor, ni selección del defensor (fielder’s choice).

Fórmula para obtenerlo

OBP = HITS + BB + HBP/ AB + BB + HBP + SF

Donde

OBP: Porcentaje de embasarse; Hits: Imparables; BB: Bases por bolas; HBP: Pelotazos recibidos; AB: Turnos oficiales; SF: Elevados de sacrificio.

El OBP nos sirve de mayor referente que el promedio de bateo, debido a que éste último no registra un evento tan recurrente como son las bases por bolas recibidas. Los jugadores con mejor OBP suelen estar mejores colocados en las alineaciones. Rickey Henderson, recordado como uno de los mejores primeros bateadores de la historia y el mejor estafador de bases, mantuvo su OBP en .401, es decir, se embasaba en el 40% de sus apariciones. Ted Williams, considerado por muchos entendidos en la materia como uno de los dos mejores bateadores de todos los tiempos, posee la marca histórica con un OBP de .486.

Arving Gonzalez, Twitter e Instagram: @ArvingGonzalez

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar