ONU y OTAN investigan denuncias sobre civiles afganos muertos en bombardeo

Por El Nuevo Diario Sábado 11 de Febrero, 2017

EL NUEVO DIARIO, KABUL.- Las misiones de la ONU y la OTAN en Afganistán investigan acusaciones lanzadas por ciudadanos y los talibanes sobre la supuesta muerte de una veintena de civiles en bombardeos de las fuerzas de Estados Unidos el jueves en la provincia de Helmand, en el sur del país.

"La Unama (misión de la ONU) está estudiando las informaciones sobre víctimas civiles en Sangin, Helmand, en bombardeos la noche del jueves", indicó hoy la delegación de Naciones Unidas en su cuenta de Twitter.

El portavoz de la misión de la OTAN, general de brigada Charles Cleveland, confirmó ayer en un comunicado que las tropas estadounidenses habían llevado a cabo varios bombardeos en el distrito de Sangin durante "las últimas 24 horas" como parte de sus actividades de apoyo a las fuerzas afganas.

Cleveland explicó que están al tanto de las alegaciones sobre presuntas bajas civiles y afirmó que trabajarán con las autoridades afganas para "revisar todo el material" relativo al incidente.

El portavoz talibán Zabihullah Mujahid defendió poco después de los bombardeos que éstos habían acabado con la vida de 22 mujeres y niños y de tres hombres, además de causar heridas a cinco civiles más y destruir una vivienda y una mezquita.

Si bien los insurgentes tienden a ofrecer información sesgada sobre las acciones propias y las de sus enemigos, varios testigos realizaron acusaciones similares en declaraciones recogidas por medios locales.

Mohammad Rassoul Zazai, portavoz del Cuerpo 215 Maiwand del Ejército afgano, desplegado en Helmand, confirmó a Efe la muerte de seis civiles en Sangin y agregó que por el momento se desconoce el número "exacto" de víctimas porque las operaciones aún continúan en la zona.

Según Zazai, los civiles perecieron a manos de los talibanes, a los que acusó de utilizar armamento pesado en sus maniobras de contraataque y de usar a la población como escudos humanos.

"A veces paramos las operaciones militares para evitar víctimas civiles en la zona, llevamos a cabo ofensivas muy cuidadosamente con el objetivo de no dañar a los civiles", argumentó sobre el rol de sus tropas.

También las autoridades afganas investigarán las alegaciones sobre las víctimas civiles en Sangin, apuntó a Efe el portavoz del gobernador de Helmand, Omer Zawak.

En noviembre pasado, 30 civiles murieron y otros 25 resultaron heridos en bombardeos y operaciones terrestres de las tropas afganas y de la OTAN en la norteña provincia de Kunduz.

Esta semana la UNAMA informó de que el año 2016 fue el más cruento para la población civil en Afganistán desde que empezó a contar las víctimas en 2009, al contabilizar 3.498 muertos y 7.920 heridos.

La OTAN continúa en el país en misión de asistencia y capacitación de las tropas afganas con 13.000 soldados, de los que Estados Unidos tienen previsto mantener a 8.400 este año, alrededor de 6.000 de ellos como parte del contingente de la Alianza Atlántica y el resto en tareas antiterroristas.

En el marco de estas misiones, las fuerzas estadounidenses llevan a cabo a menudo bombardeos aéreos en diferentes puntos del país.