ONU: la tensión y la COVID-19 empeoran las relaciones palestino-israelíes

Por EFE domingo 31 de mayo, 2020

EL NUEVO DIARIO, JERUSALÉN.- La ONU alertó hoy sobre el impacto de la crisis del coronavirus en las ya deterioradas relaciones palestino-israelíes, y sobre el peligro para la frágil estabilidad de la región que podrían tener pasos unilaterales como la anexión israelí de parte del territorio palestino ocupado de Cisjordania, según informe dado a conocer este domingo..

“La emergencia de la COVID-19 pone de relieve la insuficiencia de los marcos que rigen las relaciones económicas y administrativas entre Israel y Palestina”, alegó un informe de la oficina de su enviado especial para Oriente Medio, Nickolay Mladenov, que sí valoró positivamente la cooperación que hubo entre ambas partes para hacer frente a la pandemia.

Sin embargo, lamentó que la crisis sanitaria evidenció el “deterioro prolongado” de sus relaciones -muy patente en el ámbito político-. Además, advirtió que “la situación de paz y seguridad empeorará” si se sigue con la tendencia actual, para dar paso a “políticas más extremistas en ambos lados” que podrían perjudicar “los logros del Gobierno palestino en el último cuarto de siglo”.

La anexión de partes de Cisjordania que el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, quiere activar a partir de julio, o la ruptura de los acuerdos bilaterales con Israel por parte de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) -anunciada recientemente como protesta a este plan-, son dos elementos susceptibles de aumentar la tensión en los territorios palestinos, según la ONU.

Podrían cambiar “drásticamente la dinámica local” y “desencadenar conflictos e inestabilidad” en Cisjordania y la Franja de Gaza. Ante ello, Mladenov pide esfuerzos “a todas las partes” para “preservar la perspectiva de una resolución negociada de dos Estados” en línea con el derecho internacional que evite mayores escaladas.

El informe, que se presentará el próximo 2 de junio en la reunión bianual del Comité de Enlace Ad Hoc -donde participan países y donantes a favor de los palestinos-, alerta también sobre la fragilidad del sistema sanitario palestino ante la pandemia. Esta podría tener efectos especialmente duros sobre Gaza, ya muy castigada por el largo bloqueo israelí, vigente desde 2007.

Ante ello, la ONU considera que la ANP “necesita una mayor asistencia financiera y de desarrollo para abordar sus necesidades de salud pública, proporcionar servicios esenciales” y responder al impacto socioeconómico de la COVID-19, que según analistas y autoridades, este 2020 asestará un duro golpe a la ya frágil economía cisjordana.

Hasta ahora, el impacto del virus en Israel y los territorios palestinos ha sido moderado. La región superó su fase más crítica y la mayor parte restricciones que paralizaron su movimiento y vida cotidiana se levantaron, pero las autoridades mantienen la alerta en todas partes ante cualquier posible brote de contagio para evitar hacer pasos atrás.

Israel ha sufrido 284 muertes por la pandemia, que ha infectado a poco más de 17,000 personas, mientras que los territorios palestinos registran un total de 627 infectados y cinco muertos.

 

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar