Olga Lara

Por Ramón Saba jueves 11 de marzo, 2021

Trayectorias Literarias Dominicanas

Se identifica “azuana tira piedra”; comunidad que ama con pasión y devoción. Nació el 16 de septiembre de 1953 y su nombre completo es Olga Francia Elena Lara Soto.

Poeta, cantautora y psicóloga. Realizó estudios musicales de piano y guitarra y completó un Secretariado Ejecutivo Bilingüe en el Instituto Cultural Domínico Americano, el cual finalizó con honores. Graduada de instructora de aeróbicos (CENUSA). Graduada Summa-Cum Laude de Psicóloga Clínica, por la Universidad de la Tercera Edad (UTE), especializada en Pensamiento Complejo por el Instituto Global de Altos Estudios; además de una Maestría en Intervenciones en Psicoterapia Unibe-Salamanca, España, también con honores. Completó varios diplomados, talleres y cursos especializados sobre los temas de Psicología y complejidad, Terapia familiar en adolescencia y discapacidad, Mindfulness en la práctica clínica, Violencia y trauma, Intervención en juegos familiares disfuncionales y violencia familiar, Técnicas y estrategias de intervención en ansiedad y estrés, Atención y prevención del maltrato infantil: enfoque multidisciplinario, Terapia sexual y de pareja, entre muchos más, realizados en la Universidad Católica de Santo Domingo, el Instituto de la Familia, Universidad de Salamanca, Universidad Iberoamericana, Mental Research Institute, Palo Alto, California, Colegio Dominicano de Psicólogos, etc. Ha trabajado en el Centro de Filmación y Restauración de Documentos (CENTROMIDCA como secretaria del presidente; en el Colegio Calasanz fue profesora de inglés para niños; en la Compañía Financiera del Caribe laboró como secretaria del presidente; también ha sido instructora de aeróbicos de Casa de España y Club Naco y Terapeuta Familiar del Centro Psicoterapéutico Continuum.

Olga Lara

Olga Lara Ha impartido charlas, talleres, cursos, en universidades, centros culturales, colegios, escuelas, hogares de acogida, abordando los temas: “Manejando el miedo escénico”, “La música como regulador emocional y herramienta psicoterapéutica”, “Si quiero yo puedo”, “Resiliencia”, “La música y la poesía en el espacio terapéutico” y “Manejo de las emociones en tiempos de crisis”.

En su haber literario ya tiene un camino trillado muy bueno, pues su primera obra Algo de mí, recopila letras de más de 50 de sus más afamadas composiciones, fotografías, relatos, encuestas, opiniones y la segunda obra, un hermoso poemario denominado Cosas del Alma, a la luz de la psicología, la cual me honré al prologar, se convirtió en un éxito de ventas a las dos semanas de su puesta en circulación, lo que provocó una rápida reedición. Ha escrito más de 200 canciones (muchas de ellas premiadas como Disco del Año, Composición del Año, Merengue del Año) y casi tres centenares de poemas, incluyéndose entre ellos unos 100 sonetos clásicos melódicos. En literatura infantil-juvenil, implementa un proyecto de 30 canciones positivas y resilientes, en hogares de acogida para jóvenes, en el que utiliza la música como regulador emocional y herramienta psicoterapéutica. Además. unos 20 cuentos cortos. Actualmente tiene en imprenta dos obras inéditas, cuyos títulos nos reservamos por razones obvias.

Olga Lara es una de las artistas dominicanas de más éxito en la historia del arte popular dominicano, área donde ha cosechado innumerables premios y reconocimientos, tales como haber sido ganadora en cuatro ocasiones del premio El Dorado; cuatro veces también como cantante del año; otras cuatro veces obtuvo el codiciado premio Casandra (hoy Soberano) como Cantante del Año; dos veces del Espectáculo del Año, tres veces del Disco del Año y tres veces del premio Gordo del Año a la Cantante más Destacada; ganadora de la Encuesta de la Tarde Alegre (1985) como Cantante del Año, Compositora, Espectáculo, Canción y Artista Favorita del Año; ganadora de la Encuesta del Periódico Hoy (1985) como Artista más Popular; Premio El Dorado como compositora y Premio Paul Harris Fellow de Rotary International por su labor humanitaria; declarada Miembro de Honor del Ateneo Dominicano; hija Distinguida de Azua e Hija Meritoria de Azua; galardonada por la Fundación para el Desarrollo de la Psicología del Caribe por su excelencia académica; reconocida por la Asociación de Cronistas de Arte de la República Dominicana por su labor en el arte popular y su destacada incursión en la carrera de la psicología; premiada por la Asociación de Cronistas de Arte con El Soberano al Mérito; nominada en dos ocasiones como Mujer del Año por el periódico Diario Libre; Valorada por Casa de Arte de Santiago de los Caballeros como Cantante y Compositora Destacada; declarada “Artista de la Patria” por la institución Puertoplateños Sobresalientes y avalada por la Sociedad de Autores y Escritores Dominicanos, como Compositora Destacada; entre muchísimos más.

Olga Lara es miembro de la Sociedad de Honor Psi-Beta Kappa, del Colegio Dominicano de Psicólogos, de la Sociedad Dominicana de Terapia Cognitiva Conductual, del Círculo Literario Estrambote, del Circulo de Estudios Literarios Azuanos (CIELA) y del Movimiento Literario Efluvismo.

El escritor Juan Freddy Armando estima que, como otros compositores, Olga Lara ha dado cátedra a los poetas sobre música, versos, poesía. Me siento honrado de compartir nacionalidad y amistad con una mujer tan admirable. Después de ser una excelente cantante y compositora, incursiona en la poesía con todavía mayor brillantez, creatividad y profundidad. Y todo eso lo corona con su belleza física y la grandeza de su humildad.

El escritor César Sánchez Beras considera que los sonetos de Olga Lara, desde los tres ejes de la poesía, son impecables. Estructura, uso del lenguaje y profundidad en el decir. Excelente musicalidad. El soneto es una estrofa de poeta grande, y a ella nada se te ha negado en esta forma poética. Tiene la llave que abre y cierra el pasadizo de escribir estas difíciles 14 líneas.

Estoy plenamente convencido de que todo lo expuesto por Olga lara en la obra Cosas del Alma”, a la luz de la psicología; es material de deleite espiritual, por su gran poder poético y de soluciones a situaciones de carácter psicológico de todo ser humano. Ella maneja con pulcritud y perfección la difícil técnica del soneto, la musicalidad de un corto octosílabo o de un extenso alejandrino. Cultiva con maestría de experto, las cadencias de un serventesio, de un exordio antes del texto, de un estrambote para completar mejor una idea o de unos dulces versos blancos. Todos estos recursos los pone a la disposición de la psicoterapia para abordar soluciones presentadas con delicadeza y soltura en poemas bien elaborados.

Concluyo esta entrega de TRAYECTORIAS LITERARIAS DOMINICANAS con un soneto clásico de corte melódico de Olga Lara:

Lo negro

Una noche muy negra fue testigo
de una imagen que en sueños acudió
a los ruegos de un alma que pidió
escapar del oprobio de un castigo.

En los ojos muy negros de ese amigo
todo aquello que ansiaba lo encontró
y su pelo azabache le sirvió
de pañuelo, y su abrazo, dulce abrigo.

Fue su piel, como el ébano, portento
sortilegio y hechizo de la luna
que alejó de su vida el sufrimiento.

Y lo negro fue luz del firmamento
el color que le trajo la fortuna;
talismán y ritual de encantamiento.

 

Por Ramón Saba

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar