¡Ojalá que lluevan calagros en los campos!

Por Nelson De Los Santos

El pasado 27 de febrero en su discurso ante la Asamblea Nacional, el Presidente de la República Dominicana, Lic. Luis Abinader Corona anunció haber impartido instrucciones “al Instituto de Desarrollo y Crédito Cooperativo (IDECOOP) para que ponga en práctica un plan de fortalecimiento y creación de cooperativas rurales, que contribuya al manejo conjunto de los servicios de créditos, procesamiento y comercialización de las cosechas de los pequeños productores.”

Semanas después el Instituto Nacional de Bienestar Estudiantil publica en las redes sociales, fotos donde aparece su actual Director Ejecutivo acompañado de los principales funcionarios del sector agropecuario en una “visita de inspección al Centro Asociativo de Logística Agroalimentaria (CALAGRO)”. Lo cual constituye sin duda un halo de esperanza para los agricultores familiares organizados en la Cooperativa Agropecuaria y Servicios Múltiples de los Productores Familiares de Monte Plata (COOPAPFAMOPLA) ante la incertidumbre de estos últimos meses, en torno al proyecto.

El Centro Asociativo de Logística Agroalimentaria (CALAGRO), surge en el año 2017 en el contexto del componente 4 “compras directas a la Agricultura Familiar” del Proyecto Piloto Programa de Alimentación Escolar Sostenible, en el marco de la Iniciativa América Latina y el Caribe sin Hambre 2025 y su proyecto regional “Fortalecimiento de los Programas de Alimentación Escolar en América Latina y el Caribe 2025, siguiendo el Modelo Brasileño”, promovido por la FAO con recursos del Gobierno de Brasil, y al cual la República Dominicana se incorporó en 2013, teniendo al INABIE del Ministerio de Educación como punto focal, además del Despacho de la Vicepresidencia de la República, el Ministerio de Agricultura y el Ministerio de Salud Pública, en principio. Luego se fueron incorporando otras instituciones como el Instituto Agrario Dominicano, la Dirección de Programas Especiales de la Presidencia (DIGEPEP), el IDECOOP, entre otros.

 

 

Durante el primer año del Proyecto PAE Sostenible (2015), se hizo un levantamiento sobre las condiciones del pequeño productor de la zona y las diferentes organizaciones de agricultores de la localidad, arrojando como resultado dicho estudio la ausencia en el territorio de una cooperativa agropecuaria de auténticos agricultores familiares; y que cumpliera con los requisitos de Ley para poder participar de las compras públicas. Fue así como se procedió a crear la Cooperativa Agropecuaria y Servicios Múltiples de Monte Plata COOPAPFAMOPLA, fundada en 2016, por unos 109 pequeños agricultores y agricultoras familiares (65 Hombres y 44 Mujeres) de las diversas localidades rurales del municipio Monte Plata, e incorporada dos años más tarde con el número 105-18 del 6/3/2018.

No obstante, dadas las frágiles condiciones socio económicas y tecnológicas de estos productores, entonces las instituciones públicas y de la sociedad civil organizadas en torno a esta iniciativa, lideradas por la FAO y el INABIE, procedieron a dar a luz al Proyecto CALAGRO a los fines de dotar a los agricultores de la infraestructura, los equipos, la tecnología, la asistencia técnica y las capacitaciones necesarias para ponerlos en condiciones de producir y comercializar vegetales y frutas frescas para ser destinados a suplir al Programa de Alimentación Escolar y a los mercados locales de la provincia.

En su diseño el CALAGRO contempla dos unidades de Negocios, la Unidad de Producción Agrícola compuesta por una red de agricultores familiares que abarca unas 1,300 tareas entre producción a cielo abierto y explotación bajo tecnología de ambientes semi protegidos o Casas Sombras, construidas por los propios agricultores. En la primera etapa se han construido 8 Casas Sombras y 500 tareas a cielo abierto para producir hortalizas, frutas, tubérculos y raíces propios de la zona, siguiendo las mejores prácticas agrícolas.

La Unidad de Comercialización consiste en la puesta en marcha de un Centro de Logística para el acopio, tratamiento, empaque y comercialización de los rubros agrícolas. Construido en el mismo centro de Monte Plata, en un terreno de 1,100 mts², cedido por el Instituto Agrario Dominicano para las operaciones del Proyecto con un área de construcción tipo nave de 690 m² y 410 m2. para parqueos y áreas de carga y descarga asfaltadas y protegidos por una verja perimetral. La Nave Industrial fue diseñada por el Ministerio de Agricultura, de acuerdo con las normas establecida por el departamento de Inocuidad Agropecuaria, y construida por el INABIE, consta con espacios especializados para recepción, acopio, lavado, troceado, empacado, despacho de productos. Incluyendo un cuarto Frío donado por la DIGEPEP para la refrigeración de vegetales y hortalizas.

A pesar de los inconvenientes y retrasos ocasionados por la Pandemia de la COVID-19, se logró concluir en agosto pasado con la primera etapa del proyecto. Como resultado de lo cual la Cooperativa de Agricultores Familiares de Monte Plata recibió formalmente del gobierno dominicano los activos de ocho casas sombras y una nave con infraestructura, equipos, maquinarias, materiales y muebles, indicados en el párrafo anterior por un valor de 19 millones de pesos dominicanos. Quedando inversiones de apenas 6 millones de pesos para poner en marcha el Centro de Logística y comenzar a comprarle los productos por parte del INABIE y otras instituciones del Estado.

Ciento nueve (109) agricultores y agricultoras familiares, organizados en la Cooperativa Agropecuaria y Servicios Múltiples de Productores y Agricultores Familiares de Monte Plata (COOPAPFAMOPLA), fueron los beneficiarios directos de esta inversión. Sin embargo, esta entrega fue documentada y condicionada para el uso exclusivo del proyecto, tal como se establece en el Acta de Entrega Condicionada firmada entre las partes. Al tiempo de que se creó un mecanismo de cogestión entre la Cooperativa con el derecho de usufructo y explotación del CALAGRO y las instituciones gubernamentales, conformándose para tales fines un Consejo Interinstitucional Auspiciador del Proyecto.

Este mecanismo está bien definido en el documento denominado Reglamento de Gobernanza. La idea de esta formalización es evitar lo que muchas veces ocurre con las donaciones oficiales, que terminan en manos privadas sin cumplir con su misión social de generar riquezas para la comunidad, pero además se persigue con ello asegurar el acompañamiento de las instituciones oficiales del sector a la cooperativa a los fines de dotarla de los recursos, asistencia técnica y la capacitación requeridos para que al cabo de dos años la cooperativa pueda manejarse por sus propios medios y de esta manera asumir la propiedad definitiva de los bienes y activos donados.

Como se ha podido apreciar hasta aquí, el CALAGRO es un modelo que las actuales autoridades pueden tomar para replicar en los diferentes territorios del país; pero no se puede ver como un proyecto estatal de fomento agrícola tradicional, sino como un proyecto integral de inclusión social productiva, promovido como una política pública de nueva generación, como lo recomiendan las Naciones Unidas, que garantice la resiliencia de los sectores rurales más pobres mediante la dotación de activos para las familias y las localidades como forma de garantizar una efectiva salida de la pobreza minimizando su vulnerabilidad económica.

El CALAGRO debe asumirse con un enfoque holístico de fomento a la Agricultura Familiar, desde una perspectiva de negocios inclusivos, llevando a los pequeños productores campesinos a otro nivel en la escala social y económica, no de manera individual sino asociados. Por lo tanto, si el gobierno quiere producir un cambio real en el campo dominicano, tiene en los Centros Asociativos de Logística Agroalimentaria una herramienta poderosa para abandonar la tradicional política paternalista, e implementar una verdadera estrategia de desarrollo rural con enfoque territorial, que responda a una cadena agroalimentaria que fortalezca la soberanía y la seguridad alimentaria y nutricional y generando riqueza y cohesión social en los
diferentes territorios.

¡Ojalá que lluevan CALAGROS en los Campos!
Santo Domingo, R.D.

Por Nelson de los Santos

31 de marzo 2021.-

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar