Oídos sordos  

Por Gregory Castellanos Ruano martes 23 de marzo, 2021

Es penosa y lamentable la actitud de oídos sordos de la Junta Directiva Nacional del colegio de abogados sobre el uso de dicho colegio.

La Junta Directiva nada dijo cuándo la entonces Directora de la Defensoría Pública, Dra. Laura Hernández Román, denunció públicamente que el presidente del colegio de abogados le pidió que le diera los casos de los narcotraficantes.

La Junta Directiva nada dijo cuando el presidente del colegio de abogados usó su cargo y su ascendencia sobre un pequeño grupo para introducirse como pequeña turba vociferante (esto fue transmitido por canales de televisión que mantienen esa fílmica en Youtube) al recinto de un tribunal en San Pedro de Macorís para forzar la libertad de quien agredió físicamente (un no abogado) a la abogada Dra. Anibel González y una vez obtenida dicha libertad el soltado procedió a matar a dicha abogada. Lo mismo le ocurrió poco después a la también víctima de violencia de género señora Juana Domínguez ahí mismo en San Pedro de Macorís. Ni la sangre de esa abogada asesinada conmueve a la Junta Directiva.

La Junta Directiva nada dijo cuando el presidente del colegio de abogados usó su cargo para que Principios Constitucionales, entre ellos el Non bis in ídem y el Derecho de Defensa, fuesen aplastados en perjuicio de un grupo de siete abogados por la fiscalía y el tribunal disciplinario de ese colegio de abogados para beneficiar a un cliente del presidente del colegio de abogados llamado Luis Obdulio Beltré Pujols.

La Junta Directiva nada dijo cuando el presidente del colegio de abogados, paradójicamente, le dijo al anciano empresario inmobiliario del Distrito Nacional Sotero Valdez Hernández: a) “Si la oferta que él me haga no me complace, que espere un sometimiento por Violencia de Género, para que se muera en la cárcel“. Y b) “Acuérdate que yo soy el Presidente del Colegio de Abogados: si tú no te pliegas a lo que yo quiero, yo tengo las relaciones suficientes para hacer que cualquier cosa que yo me invente en Justicia contra una persona tenga acogida, sea para destruir a ésa persona, sea para sacar a alguien de algún problema que tenga en la Justicia. Tú no la vas a pasar bien con esa querella por Violencia de Género que me voy a inventar, más vale que tú te arregles accediendo a lo que yo quiera. Vamos a ver qué es lo que tú vas a proponer, pero, te reitero: te vas a morir en la cárcel con esa querella. ¡Eh!…“

La Junta Directiva nada dijo cuándo la Cámara de Cuentas dio a conocer que el presidente del colegio de abogados se niega a que su gestión al frente del colegio de abogados sea auditada por los técnicos expertos de dicha Cámara de Cuentas.

La Junta Directiva nada dijo cuándo la PEPCA fue apoderada de una Denuncia formal contra el presidente del colegio de abogados por un delito previsto por la ley especial orgánica de la Cámara de Cuentas y que se llama delito de `Negarse a ser auditado`, basada dicha denuncia en pruebas documentales emanadas de la Cámara de Cuentas, de la Contraloría General de la República y de la Tesorería Nacional.

La Junta Directiva nada dijo cuándo un estadounidense, a través de una querella penal suya y representado por el Dr. Jorge Lora Castillo, depositada en la Procuraduría Fiscal del Distrito Nacional, dio a conocer que el presidente del colegio de abogados compró por ciento seis millones de pesos dominicanos (RD$106,000.000.00) terrenos en la Provincia de La Altagracia (Higuey) y que ése presidente del colegio de abogados tiene una cuenta offshore en el paraíso fiscal que es Panamá.

Etcétera. De todos estos hechos haber ocurrido en un colegio de abogados de los Estados Unidos o de cualquier país europeo o de cualquier otro país latinoamericano o de cualquier otro país del mundo la Junta Directiva correspondiente hubiera procedido de inmediato a suspender y a expulsar a su presidente.

Por Lic. Gregory Castellanos Ruano

 

 

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar