OEA aprueba por la mínima la fecha de reunión de cancilleres sobre Venezuela

Por El Nuevo Diario lunes 15 de mayo, 2017

EL NUEVO DIARIO, WASHINGTON.- La Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó hoy por la mínima, los 18 votos que son la mayoría simple, la convocatoria de una reunión de consulta de cancilleres sobre la situación de Venezuela para el 31 de mayo en la sede del organismo en Washington.

La propuesta de fecha, presentada por la delegación de México, se aprobó con 18 votos a favor, uno en contra, 13 abstenciones y 2 ausencias, en el segundo Consejo Permanente convocado para fijar la fecha, después de que la reunión del 10 de mayo acabara sin consenso.

Los 18 apoyos eran el mínimo necesario (la mayoría simple de los 35 Estados miembros) para que esta propuesta saliera adelante, después de días de bloqueo por la falta de acuerdo sobre el día de la reunión y el fondo de la misma, según explicaron a Efe fuentes diplomáticas.

Votaron a favor de la propuesta 13 de los 14 países promotores de la iniciativa, todos menos Costa Rica, que está a favor de la convocatoria, pero se abstuvo, ya que su canciller no podrá asistir el 31 y había pedido celebrarla antes.

El grupo de 14 países promotores son: Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, Honduras, Guatemala, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay.

También apoyaron la propuesta cinco países del Caribe -Guyana, Barbados, Bahamas, Jamaica y Belice- que ya se habían desmarcado en algunas ocasiones de Venezuela, país que siempre se ha opuesto a que la OEA celebre reuniones sobre su crisis política.

El 26 de abril se aprobó convocar una reunión de cancilleres sobre la situación de Venezuela -pero sin fecha ni lugar fijados- con el apoyo de 19 naciones, los 14 impulsores más Guyana, Bahamas, Jamaica, Barbados y Santa Lucía, país que hoy se abstuvo.

En esa ocasión hubo 10 países en contra pero hoy solo se opuso Nicaragua -fiel aliado de Venezuela-.

Hoy se abstuvieron Ecuador, Bolivia, Haití, República Dominicana, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Surinam, Trinidad y Tobago, Antigua y Barbuda, Costa Rica, Dominica y El Salvador.

Estuvieron ausentes Granada y Venezuela, país que hoy dejó por tercera vez consecutiva su asiento vacío, después de solicitar el 28 de abril su salida de la organización -que no será efectiva hasta 2019- precisamente por la aprobación de la reunión de cancilleres sobre su crisis el pasado 26 de abril.

El Consejo de hoy comenzó con una hora y media de retraso ante la falta de consenso, que obligó a celebrar una reunión privada de consulta entre embajadores cerrada a la prensa.

La clave para desencallar la situación hoy, como siempre cuando se trata de asuntos venezolanos en la OEA, fue el Caribe, que, como reconoció el embajador mexicano, Luis Alfonso de Alba, también será decisivo para que en la reunión de cancilleres pueda tomarse alguna decisión.

De Alba, a quien se atribuye el liderazgo del grupo de los 14, explicó hoy que ahora comienza "un proceso de consultas rápido con el Caribe" para que "conozcan algunas de las propuestas" antes de la reunión del Consejo de Exteriores de la Comunidad del Caribe (Cofcor) que se celebrará el 18 de mayo en Barbados.

Sin embargo, no será fácil que de la reunión de cancilleres de la OEA salga una conclusión porque toda decisión debe ser aprobada por "mayoría de dos tercios de votos de los países representados" en el encuentro.

Así lo establece su reglamento, aprobado por aclamación el 26 de abril, a imagen de la normativa aplicada en las 28 reuniones de consulta anteriores.

Inicialmente, Canadá había propuesto un reglamento en el que las decisiones se tomaran por mayoría simple (18 votos), algo sobre lo que enseguida alertó Venezuela, según explicaron fuentes de esa misión a Efe.

El presidente de turno del Consejo Permanente, el boliviano Diego Pary, presentó solo a votación el reglamento con la mayoría de dos tercios, tras consultar al departamento de derecho internacional.

Así, cualquier decisión de la reunión de cancilleres -por ejemplo, una resolución- deberá contar con dos tercios de los Estados que se acrediten para la reunión, un número que aún se desconoce.

La reunión de consulta de cancilleres la establece la Carta de la OEA (1948), y no la Carta Democrática Interamericana (2001), por lo que en ese encuentro no podría votarse una eventual suspensión de Venezuela del ente.

Eso solo puede hacerse en la Asamblea General extraordinaria de la Carta Democrática, que requiere tanto para convocarse como para aprobar una eventual suspensión dos tercios (24) de los 35 Estados miembros.

Los países de la OEA prefieren agotar la vía diplomática y consideran ese encuentro solo "un último recurso". EFE