Odebrecht: “la delación del fin del mundo” y la República Dominicana

Por Humberto Salazar lunes 17 de abril, 2017

Fue el patriarca de la compañía Odebrecht, Emilio (padre del Marcelo), quien firmó un acuerdo de ¨delación premiada¨ con el ministerio público de Brasil, el que que abrió las puertas para que 77 ejecutivos de la multinacional acusada de construir una red de dádivas con fuertes raíces en la política, se ofrecieran a dar las declaraciones que han sido denominadas como ¨la delación del fin del mundo¨.

El martes de esta Semana Santa, fue dada a conocer en Brasil por el ministro relator del caso Lava Jato, Edson Fachin, una lista mínima de 98 nombres, que incluye al actual presidente de ese país, Michel Temer, y a cinco ex presidentes: Dilma Rousseff, Luis Ignacio ¨Lula¨ Da Silva, José Sarney, Fernando Collor y Henrique Cardoso.

Ademas senadores y diputados en ejercicio, gobernadores, ministros del actual gobierno, en fin se calcula que la ¨delación del fin del mundo¨ podría llegar a sumar mas de 415 líderes políticos, que incluyen a miembros de 26 partidos diferentes, que van desde la derecha hasta la izquierda y son liderados por 93 políticos del Partido de los Trabajadores y 77 del Partido de la Mayoría de la Democracia Brasileña (PMBD) junto con los del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

Para tener una idea de lo que hablamos, se trata de un escándalo que se remonta a tres décadas de relación entre los políticos que han gobernado Brasil, después de la salida de los militares del poder en el año 1985 y, según confesión de Marcelo Odebrecht, hablamos de cifras que suman sobre los 3.9 billones de dólares.

Poco a poco se va desatando lo que comenzó como una investigación de lavado de activos por parte de un juez del interior de Brasil, específicamente de la ciudad de Curitiba, Sergio Moro, en la que se van conociendo detalles de la forma en que se unen los empresarios y los políticos en proyectos que cada vez se tornan mas complejos por las cantidades de dinero necesarias para realizar campañas electorales en todas partes del mundo.

Ahora, para los que estaban esperando por horas los resultados de estas investigaciones, soñando con que se implicaría campañas electorales en la República Dominicana, tienen muy malas noticias, ya que las confesiones hablan de que mas de que los recursos eran obtenidos para financiar campañas de todo tipo en el país de origen de la empresa, es decir Brasil, y cita específicamente en la maraña de confesiones los casos en que se entregó dinero a candidatos o campañas en el extranjero.

Cuando se citan las ramificaciones en el exterior, se habla de la forma en que se obtenían los recursos, que en mas del 90% de los casos eran fruto de un fraude fiscal realizado en contra de Brasil, al declarar gastos fantasmas en obras que se realizaban fuera de su territorio, por lo que el sobrante de lo que se dejaba de pagar en impuestos era lo que engrosaba la denominada ¨caja 2¨ del ¨departamento de operaciones estructuradas¨ de la empresa, responsable de los pagos de las campañas y los sobornos.

Y nos imaginamos que los ¨verdes¨ tendrán sus rodilleras listas para irse a Higüey a ¨pedir perdón¨ por todas las calumnias que han vertido en nuestro país, intentando ensuciar a todo el que ellos se imaginan, sin pruebas y sin investigar ni esperar las informaciones que deben llegar de Brasil, ya que en ningún lado se habla de financiamiento de campaña o pagos a candidatos en nuestro país.

Solo tres países son mencionados como receptores de dinero en la ¨delación del fin del mundo¨, y lo dice Marcelo Odebrecht en una declaración grabada en video que fue publicada en la prensa de su país, estos son Perú y El Salvador.

En el caso del Perú, Marcelo dice que se le entregaron 3 millones de dólares al ex Presidente Llanta Humala para su campaña electoral del año 2011, a petición del ex Presidente Lula, y se hizo a través de Antonio Palocci (el italiano) quien era ministro del gobierno del PT y se realizó el pago a la esposa de Humala, Nadine Heredia.

En lo que corresponde a El Salvador, la confesión implica el aporte de !.5 millones de dólares para la campaña de Mauricio Funes, quien esta casado con una brasileña, Vanda Pignato, fundadora del Partido de los Trabajadores, ella misma recibió el dinero de manos de Antonio Paolcci (el italiano), quien era ministro de economía del gobierno de Lula.

A pesar de que las confesiones abundan sobre la forma en que se transfería el dinero, la forma en que se realizaban las operaciones fiscales, el método de entrega, la forma en que se creó y quienes manejaron, por orden de los principales responsables de la empresa, un esquema de pagos a políticos que evidentemente se convirtió en una locura, en ningún lado de los extensos interrogatorios se mencionan aportes de campaña en la República Dominicana.

Es notable, que a pesar de las altas sumas de dinero que se mencionan en las confesiones de los ejecutivos de Odebrecht, al parecer se tomaron el cuidado de, a pesar del engaño que realizaban en el exterior al fisco de su país para generar los recursos de la ¨caja 2¨, se cuidaron de no intervenir directamente en la política interna de los países donde trabajaban, incluso en una nación dominada por un dictador como Angola, donde tampoco se habla de financiamiento de campaña.

Como se les cayó el tema de las supuestas implicaciones de las campañas del Presidente Danilo Medina y el financiamiento de Odebrecht, ahora solo les cuesta esperar que se aclare el tema de la confesión de esa compañía de la entrega de 92 millones de dólares en sobornos, que según ellos, fueron dados a un intermediario comercial, y este debía dárselos a funcionarios públicos, todavía innominados.

Como esta es la información oficial de un ministro del Tribunal Supremo de Justicia de Brasil, el titular de la prensa dominicana debería ser: ¨En República Dominicana no se dio dinero para campañas políticas¨, pero eso es mucho pedir en un país donde se quiere imponer la post-verdad en base a una repetición constante en medios escritos y a través de las redes sociales.

Comenta