Obscenidad vs doble sentido en la música de ayer y de hoy

Por José Santana Guzmán

Para nadie en particular debe ser un secreto la confusión cuasi generalizada que existe en nuestro país sobre los conceptos doble sentido y obscenidad, respectivamente. En ese sentido, vamos a analizar de forma llana, concisa y precisa, a través de algunos ejemplos de distintos géneros y épocas musicales, este fenómeno, que, si bien es cierto ha sido descuidado por las autoridades gubernamentales, no menos cierto resulta el hecho de que en los últimos días ha preocupado a una buena parte del liderazgo de opinión de nuestro país.

¿Cómo podemos definir el doble sentido?

El doble sentido es un recurso literario en el que una expresión puede ser entendida de dos maneras: con su significado literal o con un significado implícito. También se expresa en un sentido metafórico, denota ironía. De manera que, las canciones que responden a este recurso literario, aunque entrañen cierta alusión al sexo, por ejemplo, los niños y las niñas, no poseen la capacidad aun para poder descifrar esos mensajes. Veamos el siguiente ejemplo:

“El conejo de la vecina peligro puede correr

porque cuando yo lo agarre, yo me lo voy a comer

porque cuando yo lo agarré yo me lo voy a comer.” (…)

 

“Siempre yo vivo acechando a la vecina que tengo

siempre yo vivo acechando a la vecina que tengo

porque cuando se descuide, le voy a comer ese conejo

porque cuando se les cuide le voy a comer ese conejo.” (…)

(El conejo de la Vecina: Blas Durán y Los Peluches)

Como se puede apreciar en este ejemplo clásico, aquí el ente conejo, funge como metáfora, la cual representa de manera simbólica o implícita al órgano sexual femenino, sin embargo, esta simbología resulta no descifrable para la niñez. De manera que estamos ante una manifestación de doble sentido, propiamente dicha.

¿Qué se entiende por obscenidad?

El término obsceno/a, procede del latín obscēnus, que, a su vez, hace alusión a impúdico, torpe, ofensivo al pudor. Sin embargo, las personas que critican a la música con contenido explicito, suelen utilizar el término vulgaridad de manera inapropiada, ya que este concepto posee otros significados muy distintos a los que se expresa de manera implícita en la música de hoy, específicamente el género urbano.

Hecha la aclaración sobre la diferencia entre obscenidad y doble sentido, y al mismo tiempo haber observado un ejemplo del mismo, pasemos ahora a ver otra pequeña muestra, pero de contenido obsceno:

Tеn-, tеngo al culo tuyo dándomе cabеza

Dеsacatá’, mе lo еscupе, lambе y mе lo bеsa (Bеsa)

To’a la’ sustancia’ ‘tán еn la mеsa (Еy)

Aquí Molly y Pеrico’, la [?] mе la pеsa

Dimе a vеr, Klonk, cuеnta cuánto еs

Quе еso llеga priority por avión con la vía еxprеss (Еy)

A еsa pеrra yo lе di hacе rato y la pasé (Okay)

Los culos’ como la droga, son más dе do’ a la vе’ (Skrt, skrt) …

(Klonk Rеmix:

Químico Ultra Mеga

y otros)

 

Tal y como se advierte en las dos definiciones, tanto de doble sentido como de obscenidad, pues queda claro de que existe una diferencia abismal entre un término y el otro. Por tanto, se cometió una injusticia en la década de los ochenta y principio de los noventa, cuando se le prohibió arbitrariamente a Blas Durán colocar sus temas musicales en la radio, todo por causa de esta confusión, sin embargo, lo que existe hoy día en las redes y canales sociales, no se compara con lo de aquella época, y aun así, persiste esta dañina confusión.

 

Por José Santana-Guzmán

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar