Obispos de EEUU alertan sobre aumento de racismo contra hispanos

Por EFE jueves 14 de junio, 2018

EL NUEVO DIARIO, Miami.- Los obispos católicos de Estados Unidos alertaron este jueves sobre el “grave” aumento del racismo en “la sociedad, el discurso público y las redes sociales” contra las minorías, especialmente los latinos, los afroamericanos y las comunidades indígenas estadounidenses.

Reunidos en la asamblea anual de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB, por su sigla en inglés), celebrada desde este miércoles en Fort Lauderdale (Florida), los prelados “condenaron” el racismo.

Los obispos discutieron incluir esas preocupaciones en una “carta pastoral” que someterán a votación en su reunión de noviembre próximo para crear consciencia de esta “crítica problemática” que “afecta las instituciones y las políticas públicas”.

El obispo Sheldon J. Fabre, presidente del Comité contra el racismo, aseguró que “los hispanos están siendo blanco de lenguaje y actos racistas”.

La idea es implementar en diócesis y parroquias la carta pastoral, que busca crear conciencia sobre el impacto del racismo “en todas” las personas y asistir a pastores, educadores, familias e individuos para enfrentarlo.

Los obispos almorzaron hoy con niños inmigrantes y beneficiarios de asilo como también del Estatus de Protección Temporal (TPS) y la Acción Diferida (DACA), alivios migratorios que están en el limbo durante la Administración de Donald Trump.

Durante la asamblea de dos días, que terminó hoy, el presidente de la Conferencia, el cardenal Daniel DiNardo, calificó este miércoles de “inmoral” el uso continuo del método de la separación de familias en la frontera con México.

“Separar a los bebés de sus madres no es la respuesta y es inmoral”, manifestó el prelado, quien también aludió al anuncio de esta semana del fiscal general, Jeff Sessions, quien instó a reforzar las exigencias de la ley de asilo y no incluir más los casos de violencia doméstica.

El cardenal pidió a los legisladores y tribunales “respetar y mejorar, no erosionar”, el sistema de asilo con el fin de “preservar y proteger el derecho a la vida”.

En ese sentido, el arzobispo de Miami, Thomas Wenski, dijo que estrechar los criterios de asilo para excluir a las víctimas de violencia doméstica y la actividad de pandillas es “ignorar” hasta qué punto esta violencia ha sido institucionalizada o habilitada por “estados fallidos”.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar