Obama concede por sorpresa a Biden la Medalla de la Libertad de EE.UU.

Por EFE jueves 12 de enero, 2017

EL NUEVO DIARIO, Washington, 12 ene (EFE).- El presidente de EE.UU., Barack Obama, concedió hoy por sorpresa la Medalla de la Libertad, el más alto reconocimiento civil del país, al vicepresidente Joseph Biden, su compañero al frente de la Casa Blanca en los últimos ocho años.

En un acto de despedida para Biden, Obama sorprendió al vicepresidente con un emotivo discurso en el que, sin embargo, no se esperaba que le hiciera dicha distinción.

El mandatario estadounidense provocó las lágrimas de su compañero de batallas, y elogió a Biden como "el mejor vicepresidente que Estados Unidos ha tenido jamás", alguien de quien dijo que es "un león de la historia americana".

Al concluir un discurso plagado de agradecimientos y buenas palabras, Obama sorprendió a Biden con la distinción especial de la Medalla de la Libertad, la cual sólo ha sido otorgada a otras tres personas: el papa Juan Pablo II, el expresidente Ronald Reagan y el exsecretario de Estado Colin Powell, indicó el mandatario.

"Por su fe en sus compañeros estadounidenses, por su amor por el país y por su vida de servicio que perdurará a través de las generaciones, me gustaría pedir al auxiliar militar que se nos una en el escenario", dijo Obama en la ceremonia.

"En mi última vez como presidente -agregó-, me complace concederle el más alto honor civil de nuestra nación, la Medalla Presidencial de la Libertad".

"Si no puede admirar a Joe Biden como persona es que tiene un problema", subrayó Obama citando a un senador republicano.

Biden, quien confesó ni siquiera tener "sospechas" sobre lo que iba a suceder, estaba visiblemente conmovido y aceptó la medalla, pero confesó no ser merecedor de tan alto reconocimiento.

"Este honor no sólo está más allá de lo que merezco, sino que es un reflejo de la grandeza y generosidad de su espíritu", dijo Biden sobre el mandatario.

"No lo merezco, pero sé que viene del corazón del presidente", añadió conteniendo las lágrimas. EFE