El Nuevo Escenario Electoral Dominicano para el 2020

Por José Pérez Méndez miércoles 1 de noviembre, 2017

Como beneficio político del fin de la Guerra Fría, América Latina se abocó a transitar por un nuevo Ciclo Democrático en su historia. Los partidos políticos tradicionales de la región surgieron como las opciones electorales a protagonizar el nuevo escenario democrático creado.

Los partidos de izquierda entraron en desbanda debido a que la apertura democrática les arruinó sus proyectos de revoluciones socialistas. Algunos se disolvieron y otros se adhirieron  a los partidos democráticos para asumir las elecciones como vía de alcanzar el poder y adoptar las reformas  en lugar de la revolución.

En América Latina la democracia llegó como consecuencia del fracaso económico y político de las dictaduras en la post Guerra Fría. El gran problema de la democracia no era sobrevivir como sistema político en el nuevo escenario de la post guerra fría sino resolver los problemas económicos de la región.

El fin de la Guerra Fría dejó a América Latina sumida en la pobreza, la desigualdad y el atraso como resultado de más de cuatro décadas de Status Quo. La democracia de elecciones sería el nuevo caballito de batalla para gobernar esta región con la estabilidad que necesita no sólo ella misma sino occidente.

La democracia de elecciones fracasó y ese fracaso se reflejó en el descalabro de las fuerzas políticas que protagonizaban el escenario político en la región. Eso fue lo que sucedió en Colombia, Venezuela, Perú y Ecuador, por sólo mencionar unos cuantos.

En la República Dominicana el Ciclo Democrático de la post Guerra Fría se inició anticipadamente con la llegada al poder del PRD en el 1978. Hubo algunas reformas políticas pero nada importante ocurrió en los ámbitos social y económico. El PRD perdió el poder en el 1986 y le sucedió su antecesor el Partido Reformista.

A pesar de la ausencia de reformas económicas y sociales la Partidocracia mantenía el control del escenario,  gracias al modelo bipartidista que se implementó. La primera fuerza en empezar a desgastarse fue el Partido Reformista, que imposibilitado de mantener el poder en el 1996, prefirió apoyar al PLD para impedir el regreso del PRD.

Con la llegada del PLD al poder en el año de 1996 empieza una nueva etapa en la vida política y democrática del país con la implementación de importantes reformas económicas y sociales. El PLD empezó a convertirse en el más importante partido político del país mientras que el PRSC y el PRD se deterioraban cada día.

En este momento el PRSC y el PRD son dos partidos bisagras, mientras que el PRM, cual la clonada ovejita Dolly, se presenta como un reciclaje del antiguo PRD que no muestra ninguna capacidad de conquistar el poder ni mucho menos de poder gobernar exitosamente el complejo país que hoy es la República Dominicana.

En este momento no existe en la República Dominicana un partido político capaz de superar y derrotar al PLD y por esa razón dicho partido se mantiene como la opción numero uno para continuar gobernando el país, sin que eso signifique que no hayan retos y desafíos que acechan al PLD.

El principal desafío que enfrenta el PLD es el cambio que se está produciendo en un importante segmento electoral que se conoce como los independientes. Este segmento en las elecciones del 2016 creció hasta llegar al 38% de los votantes y desde entonces ha continuado su crecimiento siendo ahora el 58%,  según la encuesta Mark Penn en su más reciente publicación.

Los integrantes de ese segmento han pasado de ser simpatizantes de algún partido político a ser ciudadanos independientes que no se sabe por quién votaría en las próximas elecciones. El partido político que quiera ser el ganador de las próximas elecciones tiene que atraer a la mayoría de ellos.

Los tiempos en que  se ganaban las elecciones repartiendo cervezas y pica pollos se están quedando atrás en la República Dominicana. Los nuevos votantes quieren soluciones a temas como la seguridad ciudadana y la corrupción administrativa. El que no pueda garantizar la solución a esos problemas se quedará como el perico en la estaca.

Aún en el nuevo escenario el PLD sigue siendo el partido con más capacidad para responder a esos desafíos ya que el mismo no nació ni se desarrolló como una organización corrupta y puede sacar de sus anaqueles algunos recursos para ser usados en la solución de los nuevos problemas mencionados.

El hecho de estar en el poder le brinda al PLD la oportunidad de tomar acciones contra esos flagelos que han empañado sus propias gestiones de gobierno por la falta de voluntad política para combatirlos. De hacerlo así el PLD podría atraer el voto de la mayoría de los ahora independientes tan necesario para retener el poder  en el 2020.

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar