Por nuestras aguas de San Juan…

Por JOSE ANTONIO MATOS PEÑA martes 23 de enero, 2018

La inefable y criminal concesión de explotación de oro trascendida en los medios de comunicación ayer en la tarde, para San Juan De La Maguana llena de luto y preocupación todo ciudadano consciente de nuestra región Enriquillo, básicamente, los de Barahona, Bahoruco, Independencia, y lógicamente a los ciudadanos de San Juan, extensa provincia, de 3000 kilómetros cuadrados, renombrada con el mote de “granero del sur”, la cual tiene en su seno, importantes Ríos, como el Yaque del Sur, considerado principal del país.

La concesión minera en San Juan de la Maguana, Hondo Valle, ubicada al norte de la referida ciudad, establecida en el parque nacional José del Carmen Ramírez, la compañía agraciada, y desgraciada para nosotros es la Gold Quest y se anuncia, en medios de comunicación nacional, la contemplación por parte de dicha compañía, la donación de 52 millones de dólares al estado dominicano; lo cual me asalta la memoria con una sentencia de mi madre que expresaba, “Cuando Veas un Rico y un Pobre en la mesa, la comida es del pobre, o el rico le debe al pobre”.

La expresión popular expresada tenía otros actores, el negro y el blanco, no quise usarlos, pero lo dije, y para comparación y luchar contra el ecocidio y la especie de genocidio futuro por esa explotaciòn; participamos un grupo de ciudadanos de la región Enriquillo el pasado mes de agosto en una marcha en san Juan, bastante publicitada en la prensa nacional y redes sociales, específicamente en youtuve. Anteriormente, dos o tres años antes hicimos indagaciones por la zona llamada “Las tres Palmas”, Maguana Arriba, y en la zona se manejaba la información de que una recua de alrededor de 30 mulas, tenían aproximadamente 7 meses alquiladas por 3500 pesos dominicanos diarios para el transporte en árganas de algo, que depositado en una caseta en concreto, cercada y solo accesada por personal restringido y Yipetas que venían en caravanas a retirar lo que supuestamente eran muestras, pero que los lugareños creían que era Oro.

Con una situación así, nadie puede saber que sacan esos concesionarios, ni que proporción nos dejan, los ejemplos y manejos son harto conocidos y recordemos el enfrentamiento con los de la Barrick Gold con las autoridades aduanales, par de años atrás.

Las aguas que nos llegan del entorno de San Juan son vitales para la vida de cerca de medio millón de seres vivos que como forma de escalón estamos asentados en el valle de Neiba y más; el veneno que se escape aguas abajo nos llegará, sea por la vía del agua por los ríos o por infiltración de cordillera a cordillera y sus valles, por tanto, la lucha contra ese ecocidio no nos es ajeno, lo enfrentaremos…

Anuncios

Comenta

¡Mantente informado!

Suscríbase para recibir las noticias más importantes del país y el mundo directamente en su correo
SUSCRIBIRME
X
Apple Store Google Play
Continuar