Nuestra sociedad luce postrada ante los vicios sociales

Por Ramón Antonio Veras

Introducción

1.- Para la especie humana, la vida carece de sentido, si no hay empleo enérgico de la fuerza o del ánimo, para conseguir un fin en provecho de la mayoría de los que componen la sociedad.

2.- Una vez el hombre o la mujer es consciente  del compromiso social que asume y sus consecuencias, debe demostrar tenacidad en la realización y continuación del objetivo que persigue con su accionar.

3.- Asumir la responsabilidad de luchador social, entraña la obligación de estar presente en cada momento que sea necesario   encargarse de obrar para modificar, o de cualquier forma cambiar lo que constituye un obstáculo para el desarrollo social.

4.- Allí donde impera un estado de desigualdad que perjudica a la generalidad de la población,  está fuera de toda lógica comportarse ineficaz, en un inútil  incapaz de crear lo nuevo, ni mucho menos pensar en el futuro.

I.- La apatía entre nosotros

5.- En un país como el nuestro,  cargado de pesares materiales y espirituales de todo tipo, las faltas cívicas y ciudadanas  se pasan por alto, no se sancionan legal ni moralmente. Se actúa compasivo ante el violador y el indiferente.

6.- En muchos de nuestros conciudadanos, observamos ausencia de energía e interés  por los problemas que lesionan a la mayoría de la comunidad dominicana. Se nota apatía, dejadez, como un dejar que todo siga igual, razonando  que entre peor mejor.

7.- Sin gran esfuerzo se advierte  en una gran parte de dominicanos y dominicanas, la pérdida  o ausencia de sensibilidad, de compasión  ante las desgracias ajenas. La aspereza y la brutalidad están en la conciencia de quienes en nada valoran el hecho de portarse  con sentimiento de humanar.

II.- Una actitud deshumanizante

8.-  Desdice del sentir humano de la mayoría de un país, cuando convierte en una habitualidad  no ayudar a la persona física en peligro o en estado de necesidad, para aliviar su situación, auxiliarla ante la desesperación. Desamparar, dejar sin protección a la víctima de un accidente automovilístico, es señal de ser despiadado.

9.- Si es una falta de humanismo, no socorrer a quien se encuentra en estado de calamidad, constituye una acción propia de salvajes, una salvajada, desvalijar, saquear a un ser humano que se está muriendo.

10.- En las autopistas y carreteras del territorio nacional dominicano,  ya es una costumbre, a las víctimas de accidentes automovilísticos  que se encuentran agonizantes, desvestirlas para robarles  indumentaria y dinero.

11.- Lo que aquí está ocurriendo con las víctimas de accidentes y el  desvalijamiento, se ha convertido en una habitualidad de  la nueva vida dominicana. Esta práctica   deshumanizante resulta totalmente extraña a la generación de mujeres y hombres  de la cual el suscrito forma parte.

12.- Si combinamos lo que les ocurre a los lesionados en accidentes en las carreteras y autopistas del país,  con la acción cruel  y criminal  que encierra lanzarle ácido del diablo en la cara de una mujer, con esta conexión endiablada  se evidencia que estamos compartiendo con desalmados que disfrutan haciéndole daño  a los demás y viendo  su sufrimiento en situación de agonía.

III.- Estamos conviviendo con desalmados

13.- Sin darnos cuenta, así por así, como si nada, poco a poco, como quien no quiere la cosa, estamos aceptando convivir con ese espécimen obstinado que lleva a cabo la maldad como una acción  que le causa placer. El protervo está siendo aceptado como un bondadoso cualquiera.

14.- Para comprender que estamos compartiendo con personas que muy bien han asimilado  la moral y ética de una sociedad humana averiada, basta con tomar en consideración  la naturaleza espeluznante; el miedo grandísimo e intenso que motivan  los crímenes que a diario ocurren en nuestro país.

15.- De la misma forma que para saber si el cuerpo de un ser humano tiene alguna afección, basta con tomarle una gota de sangre,  la sociedad da demostración de  estar dominada por taras sociales,  dando a conocer una limitada selección de  las acciones criminales habituales. Un muestrario  del crimen en el ambiente dominicano,  lo caracterizan  sicariato, secuestro, tortura, pandillas motorizadas, desvalijadores de las víctimas de accidentes automovilísticos  y el hecho de lanzarle a las mujeres en su rostro  ácido del diablo.

IV.- Debemos romper el estado de desilusión, de frustración

16.- La insistencia en el intento o la realización de la delincuencia en sus actos criminales, ha llevado  a amplios sectores de la sociedad dominicana, a un estado de desilusión, con una  gran dosis de frustración. Se observa una situación de desánimo, como que la generalidad  de los miembros de la comunidad está postrada.

17.- La experiencia  ha demostrado  que cuando las fuerzas vivas de un país muestran abatimiento, se comportan hundidas en su ánimo, entonces el crimen toma su imperio y  se apodera de todos los espacios de expresión  cívica, ciudadana y democrática.

18.- Antes que nada, hay que reconocer que la sociedad dominicana está agrietada desde la familia hasta las instituciones del Estado, porque su base económica y la superestructura que gira a su alrededor, son el caldo de cultivo de todos los fenómenos sociales  nocivos presentes en el ordenamiento social vigente, el cual hace tiempo que cumplió su ciclo  histórico y hoy se muestra caduco.

  1. Por muy fangoso que luce el ambiente dominicano con su cadena interminable de lacras, las mujeres y los hombres no contaminados por las enfermedades sociales sistémicas, están en el deber de obrar enfrentando los fenómenos perjudiciales a la mayoría del pueblo dominicano.

20.- Lo dañino, lo pernicioso para un conglomerado social, debe ser interpretado como una afrenta  que motiva   se movilicen ciudadanos y ciudadanas  con responsabilidad cívica.

21.- La indiferencia no cuadra  en las personas comprometidas con el progreso social,  de donde resulta que las masas populares, bien dirigidas, están llamadas  a modificar  el ambiente en el cual estamos viviendo.

Por: Ramón Antonio Veras.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar