Nuestra  Primada de  América, 479 años después

Por Hamlet Melo miércoles 1 de noviembre, 2017

La Universidad Santo Tomás de Aquino (hoy Universidad Autónoma de Santo Domingo) nace mediante la Bula In Apostolatus Culmine, otorgada el 28 de octubre de 1538, por su santidad el  Papa Paulo III. Esta providencia papal elevó a esa categoría el estudio general que los Dominicos regenteaban desde el 1518, en Santo Domingo, sede virreinal de la colonización y el más viejo establecimiento colonial del Nuevo Mundo. En sus inicios la Universidad solo contaba con cuatro facultades: Medicina, Derecho, Teología y Artes.  En el año 1801, como consecuencia de la ocupación haitiana del país, la Universidad interrumpió su funcionamiento porque los Dominicos que la regenteaban abandonaron la colonia. Se reabrió en el año 1815, al volver la colonia a la soberanía española, pero a partir de entonces adopta el carácter laico.

La Ley No. 5778 del 31 de diciembre de 1961 dotó a la Universidad de autonomía. A partir de ese momento comenzó a debatirse por alcanzar el equilibrio institucional y un clima de convivencia que le permitiera desarrollar todas sus facultades creadoras. El 17 de febrero del 1962 se eligen las primeras autoridades bajo el régimen de la autonomía. La Ley No. 5778 consagraba también el fuero para el recinto universitario, pero éste fue suprimido por el gobierno de facto del Triunvirato, mediante la Ley No. 292 del 12 de junio de 1964.

Entre las 300 mejores universidades que lista la empresa internacional Quacquarelli Symonds en su QS Latin American University Rankings 2013, tres universidades dominicanas alcanzaron diferentes puestos -aunque no de los primeros-, siendo éstas la Católica Madre y Maestra (PUCMM), la Iberoamericana (UNIBE) y la Autónoma de Santo Domingo (UASD).  En el ranking del 2017 pudimos observar que UNIBE  se destacó dentro de las 160 mejores del mundo, sin embargo nuestra Autónoma sigue estática dentro de las 250-300 mejores junto con la Universidad INTEC.

Su población estudiantil es de 200 mil estudiantes, su cuerpo docente está compuesto por casi  3 mil maestros, con un personal de más de 4 mil personas, distribuido en 16 extensiones en toda la geografía nacional.  Con más de una centena de carreras de grado, 61 maestrías, 11 doctorados y 42 especialidades.

Hacemos estas acotaciones para proyectar en retrospectiva la importancia de la universidad más antigua del Nuevo Mundo. A pesar de esto, solo se gradúa 1 de cada 5 estudiantes y más de un 40 % de las asignaturas son retiradas, con un presupuesto de unos 6,000 millones de pesos anuales.  En nuestra UASD, de la cual soy egresado con mucho orgullo,  se debe hacer  una evaluación general de los males de la afectan y proceder hacer una transformación, para poder brindarle a nuestros jóvenes una verdadera educación superior de calidad, sin tener interrupciones académicas de ninguna índole. Vamos a confiar en las autoridades actuales y las venideras para que asuman el reto de convertir esta universidad en el orgullo de todos los dominicanos.

 

 

 

 

 

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar