Nuestra copa se rebosó y bastó más de una gota

Por Felix Correa miércoles 27 de noviembre, 2019

Solo faltaba un accidente como el de ayer en la Autopista el Coral para que la copa se rebosara en esta crisis que llevamos en nuestro país en favor del desprestigio que hasta ahora tiene República Dominicana en materia de turismo.

41 turistas afectados y de ellos 15 de gravedad por otro imprudente y odioso accidente de tránsito, el cual pudo ser evitado.

Lo peor a todo esto es que todo quedará igual, no habrán sanciones, no habrá presos, no habrá investigación; porque eso es un fastidio y punto.

El gobierno tendrá que cargar con los costos de los accidentados, sin el recobro a los responsables.

A todo esto tenemos una nueva ley de tránsito 63-17 que en su articulo 23 habla de una Inspección Técnica Vehicular; para cuándo pondremos en vigor este tan mencionado artículo?, cuántos accidentes como este deben de pasar para que se asuma una política que aplaque este mal?.

Es que estamos tan ocupados en los problemas de politiquería en este País, que a la verdad no hay tiempo para ocuparse de esas cosas que para muchos tienen que pasar.

Apelo a la consciencia de las autoridades, a que alguien, una persona, un funcionario entienda que podríamos perder nuestra mayor fuente de ingresos.

A todo esto no sabemos que cobertura de seguros tiene el vehículo que provocó ésta tragedia. Muchos dirán que fue un simple accidente de tránsito y realmente no es asi; los daños que implican este funesto suceso nos confirman que somos el segundo País con más muertes por accidentes de tránsito y carreteras más peligrosas.

Debemos también revisar a qué velocidad venía dicho conductor.

Debemos empezar investigando este hecho y sobretodo tomar las medidas y que todos sepamos cual fue la pena de los culpables.

Hablar de un Eje Cardan en un Autobús que transporta turistas es convencerse de la falta de mantenimiento que tienen los transporte públicos y privados.

Apelamos a qué las autoridades tomen cartas en el asunto y que las consecuencias no sean solo del Estado, sino de los verdaderos culpables.

Autor: Félix Correa

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar