¡Nos “salvamos”!, hasta los hospitales son robados en Dominicana

Por Rolando Fernández sábado 11 de marzo, 2017

El leer reseñas periodísticas como esa que aparece en el medio “Listín Diario”, edición de fecha 7-3-17, sobre el robo espectacular de que fuera objeto recientemente el Hospital Regional Universitario Jaime Mota, bajo el título: “Encapuchados roban en el hospital Jaime Mota”, la verdad es que, se le cae el ánimo a cualquiera, con relación a esta selva deplorable en que los políticos de nuevo cuño han dejado convertir el país de los dominicanos.

Cuánta delincuencia, desfachatez, y hasta falta de humanidad se podría decir, cuando hasta lugares como esos, que se deben considerar sagrados, por el tipo de ejercicio que allí se lleva a cabo, son irrespetados sin reparo alguno por los antisociales que ahora operan entre nosotros con toda libertad, y hasta con el concurso ocasional de autoridades militares y policiales en funciones, según los precedentes que se tienen.

¡Ay Trujillo!, cuántos le recuerdan, de aquellos que vivieron la otrora época, y hacían uso de los servicios públicos de salud en esos centros asistenciales, en que se destacaban, según manifiestan: seguridad extrema, eficientes y oportunas atenciones facultativas, medicinas necesarias para los enfermos, equipos auxiliares, etc. Y, pobre del galeno que no actuara como era debido, con los pacientes ambulatorios o internos.

Sin embargo, hoy, amén de las deficiencias de todo allí, fehacientes, y de los negocios que en los lugares se hacen, como la inconsciencia de los profesionales de la salud nombrados en esos centros, también los ladrones vulgares se aprovechan para hacer “su agosto”, ante el descuido y la falta de protección evidentes que se verifican.

Y lo grande es que, otro hecho de igual naturaleza no es la primera vez que ocurre en la entidad. En las declaraciones inherentes al presente, “recordaron que hace un año cargaron con unos compresores de aire acondicionado, de la misma habitación de la residencia, y se llevaron una computadora Laptop. También se precisó que, a los pacientes y familiares les sustraen sus pertenencias”, en adición. No obstante, las medidas preventivas no se adoptaron entonces.

Luego, no sería osado señalar que, de continuarse con tal deleznable práctica, junto a las deficiencias marcadas con que opera el sistema público de salud en el país, como las displicencias médicas que se observan, pronto habrá que cerrar muchos de los hospitales pertenecientes a la red, para beneplácito evidente del sector privado en el área.

¡Diablo!, donde se ha llegado en Dominicana; ya ni esos centros asistenciales públicos se salvan, únicas ventanillas para los enfermos pobres del país en procura de un poco de salud. ¡Es pa’lante que se va!

 

Apple Store Google Play
Continuar