No soy de ir arrastrado; sino de vivir, viviendo

Por Víctor Corcoba Herrero lunes 2 de diciembre, 2019

 “La falta de generosidad nos demuele el corazón, porque nos muele la flor delicada del buen sentimiento, que es donde descansa la moral.”

No me gusta acariciar la vida desde los balcones, prefiero encontrarme con ella, responder a sus desafíos, activar el coraje frente al espíritu mundano, sacar de mi interior una voz activa y valiente de lucha en favor de la dignidad de las personas, de oposición a la pérdida de los valores, de combate contra la pobreza y tantas otras injusticias que encontramos a diario con nuestro andar.

Confieso que tampoco me gusta mirar y no ver, y aunque a veces me falla la fortaleza interior y la audacia del poeta que llevo dentro, intento no caer en la resignación, poniéndome a cultivar sueños y a tejer esperanzas, defendiendo siempre la escucha de esa diversidad poliédrica destinada a entenderse y a volver a ser una piña de vínculos familiares. No soy de ir tirando, sino viviendo, inclusive también a contracorriente; eso sí, haciendo recuento de lo vivido.

Hay un patrimonio que los humanos tenemos que defender, a pesar de nuestras debilidades y de nuestros sobornos, y es esa verdad que nos enternece y nos hace también más entendibles, pues en esto radica la coherencia con el ser, a través de ese estar bien interiormente, mostrando esa sonrisa inevitable que nos embellece por fuera.

Huyamos del territorio de la falsedad, un camuflaje que más pronto que tarde nos destruye. Precisamente, esa violencia actual, que prolifera por todo el planeta, surge del engaño, y esta mentira es como una bola de nieve; cuánto más rueda y rueda, más grande se torna.

Por eso, es bueno desempolvarse de esta mediocridad y de este aburrimiento cotidiano, con la sabiduría de una mente abierta, que discierne y no entra en juegos sucios, sino en modelos honestos, de rigor intelectual, sin aminorar el nivel ético de la acción, que ha de ser siempre de entrega en beneficio de todos.

Indudablemente, detesto esas políticas que se reparten sillones y poderes, aprovechándose de la ciudadanía, que en lugar de servirla se sirven de ella. Por tanto, desapruebo esa legión de vividores irresponsables, afanados en la búsqueda del poder a cualquier precio, porque nos llevan a la deshumanización total, al abuso más cruel y a la injusticia más bochornosa.

Tenemos que tomar en serio nuestro deber (hay gentes cuya conducta es una hipocresía permanente) y afanarnos por realizar colectivamente unas opciones más poéticas, de generosidad hacia ese trabajo conjunto, practicando aquellas virtudes humanas que son la base de una buena acción de gobierno: la justicia, la equidad, el respeto muto, la franqueza, la vergüenza, la fidelidad y la lealtad.

Los humanos nos merecemos vivir de otra manera, sin tantos intereses mezquinos. Tampoco me gustan esas gentes perpetuadas en el poder, endiosadas en sus pedestales de oro, activistas del ordeno y mando.

Prefiero ese voluntariado sencillo, entregado a la cohesión social, en guardia permanente, dispuesto siempre a responder a las llamadas en momentos de necesidad, contribuyendo con su esfuerzo a salvar vidas, aunque ellos algunas veces la pierdan. Acá permanecerá por siempre su heroicidad.

Sea como fuere, en el mundo hay muchos seres humanos que no se rinden a la realización de ese servicio social, donados en cuerpo y alma, dando lo mejor de sí; su tiempo, sus talentos y su humano talante, para no dejar a nadie atrás. Con ellos, – me refiero a este sano voluntariado-, el camino sí que cambia, y lo hace para mejor.

No hay mayor empuje que el aliento del hermano, que un corazón llorando junto a otro corazón, que una vida acompañando a otra vida. Tomemos esta estrella, la del amor hacia el análogo, y este mal que hoy nos oprime, sin duda se hará más llevadero. Jamás eliminemos de nuestra existencia continuar viviendo, vayamos a esa dimensión profunda de encuentro consigo mismo a través de los demás, abrámonos al amor verdadero, a esa mística de ponerse en cada amanecer en camino, para volver a hallarse con la esperanza de un nuevo despertar.

Desde luego, la verdadera grandeza de una especie pensante como la nuestra, consiste en hacer todo lo posible y hasta lo imposible, por mejorar el presente de cada vida. La falta de generosidad nos demuele el corazón, porque nos muele la flor delicada del buen sentimiento, que es donde descansa la moral.

Nadie me negará que haya mucho trabajo por hacer. Los desastres parece como si fueran la nueva normalidad. De no poner remedio a nuestras locuras, las generaciones futuras se enfrentarán a impactos cada vez más severos del cambio climático, como la elevación de las temperaturas, más olas de calor, el estrés hídrico, el aumento del nivel del mar y la destrucción de ecosistemas marinos y terrestres.

Lo mismo sucede con los graves vicios, que socavan el ideal de una democracia auténtica, como ese espíritu corrupto que todo lo corrompe y divide. Ha llegado el momento de rehusar a los que rechazan el cuidado del planeta, de superar este huracán de hechos violentos que nos dejan sin lágrimas, con una actitud más humana para que hallen apoyo todos los que sufren, que no son pocos, pero  nada está perdido a poco que mostremos luz dondequiera que se desarrolla una existencia humana. Quizás tengamos que empezar a dominar nuestros propios impulsos, pero una vez vencidos, las constantes energías de espíritu y acción, tendrán como referente que lo armónico es lo nuestro, y que la vida es posible vivirla en paz. Dejemos que viva en nosotros en su sentido natural.

Por Víctor Corcoba Herrero

Anuncios

Comenta