No nos adelantemos…

Por Manuel De Jesús Ruiz

No quiero sonar tan ingenuo como algunos colegas periodistas de larga data, que quizás por la abrumadora alegría que produce en el país un cambio de Gobierno, se apresuran a pensar que el partido que asumirá en agosto se embarcará en reformas estructurales reales, aún sabiendo que podrían costarle en el 2024 la posibilidad de repetir.

Si el presidente electo reúne el valor suficiente para hacer lo que se tiene que hacer, después de asegurarse de instaurar una justicia independiente en el país, algo que no se ha visto nunca en la República Dominicana, debe seguir con la eliminación de los programas “asistencialistas” que han convertido a los dominicanos en una sociedad parasitaria.

Todos los programas de “asistencia social” creados e implementados por el partido saliente, deben desaparecer, ya que los mismos no contribuyen al real bienestar social, sino que convirtieron a las personas más vulnerables en clientes electorales. Pero como dijimos al principio, no queremos parecer demasiado ingenuos al plantear estás cosas, se requiere un valor y un sentido del deber que se sitúa por encima del natural deseo de los políticos de quedarse el cargo, actitud que hasta la fecha, tampoco hemos visto en ningún gobernante dominicano.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar