No mezcles lo político con lo técnico

Por Manuel Cruz jueves 1 de octubre, 2020

El Estado ha invertido millones de pesos buscando la profesionalidad del talento humano y haciendo reformas para modificar y fortalecer las leyes, creando así mecanismos para mejorar la institucionalidad y continuidad de las operaciones.

Por eso, hay entidades como el Banco Central de la República Dominicana (BCRD) que siempre encabezan la lista de instituciones públicas que mejores oportunidades ofrecen para trabajar, según varios de los rankings que se realizan a nivel empresarial. Así como el BC entidad técnica que ha captado, entrenado y desarrollado sus servidores; lo mismo pasa en la Contraloría General de la República donde por años han elaborado programas de capacitación, contratación de asesores internacionales y, han desarrollado softwares que requieren de muchas horas de preparación y de un comprometido recurso humano en el que el propio Estado invierte para poder serles útiles. En efecto, hay empleados no desechables.

Sin embargo, todo ese esfuerzo de años con una mala dirección puede hacer que esta institución retroceda. Cuando llegamos y nos enfocamos en colores de partidos y no en las competencias del servidor público, atendiendo únicamente a la necesidad de cumplir con una cuota de cargos sin antes adiestrar y preparar al equipo que queremos incluir, teniendo en cuenta que la mayoría de estos puestos nada tienen que ver con preferencias políticas y que no es requisito ni obligación estar afiliado a un partido político para ocupar un lugar en el Estado. Con el agravante que, existiendo una ley de carrera administrativa se humille a los que pertenecen a la misma; empujándolos a renunciar y con ello perder sus derechos adquiridos.

Por tal razón, cuando una institución tan técnica como la Contraloría la dirige un político que no puede diferenciar lo partidario con la responsabilidad que le han asignado, que degrada a empleados de carrera ubicándolos en la posición que iniciaron a la carrera, sin importar los avances académicos y experiencias acumuladas a través de los años, solo puede reflejar un grave error en su elección para dirigir este organismo tan vital para el manejo del gobierno.

El cambio que necesita el país no está en perseguir a alguien que tiene años formándose y sirviéndole al Estado, no está en hablarle mal delante de todos para bajar su moral. El cambio no es convertir una entidad técnica en un comando de campaña.

Señor contralor, en el Estado los funcionarios de primera línea son aves de paso, no se quedan a hacer nido, el trato que usted le está dando hoy a sus empleados, el boca a boca de las humillaciones que usted está dejando en cada paso de los pocos días que lleva dirigiendo esta entidad, hará que reciba esa misma dosis al momento de su salida, que le aseguro que no será muy larga, pues los errores de su gerencia se empiezan a evidenciar, el poco dominio de temas vitales para el correcto desempeño de esta pieza clave para otras instituciones del Estado; ya se está sintiendo y créame, que si el presidente Abinader es el hombre sabio y atinado que parece sabrá enmendar el terrible error de haberlo colocado en una posición tan delicada.

Le sugiero que copie de su compañero de partido Federico Lalane José que al día de hoy, es uno de los ex contralores más admirados y queridos, donde sea que este señor llega solo merece el respeto y la admiración de quienes lo conocieron y trabajaron con él, pues a pesar de estar iniciando un gobierno nuevo en su época, supo valorar a cada técnico y especialista de la Contraloría; supo darle el lugar que cada profesional capacitado merecía y realizó todos los cambios que consideró sin alterar el buen ritmo de esta entidad, pero sobre todo y mucho más importante y valioso, nunca laceró la moral ni la dignidad de ninguno de sus empleados. Cuanta grandeza y ejemplo que usted señor Luis Delgado, debe emular.

Autor: Lic. Manuel Cruz (M.Sc.)

Geopolitólogo, Abogado

Catedrático & Comunicador

 

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar