No le hagan caso a Waldo, usen los militares y él solito se amansa

Por Humberto Salazar viernes 13 de octubre, 2017

La huelga médica mas larga de que se tenga memoria en la República Dominicana, la encabezó mi amiga y profesora Altagracia Guzmán Marcelino, hoy Ministra de Salud Publica y hace muchos Presidenta de la Asociación Médica Dominicana, exigiendo una serie de reivindicaciones en uno de los gobiernos presididos por el Presidente Joaquín Balaguer.

La AMD de ese entonces convocó a paros escalonados, una huelga general con atención a los enfermos críticos y emergencias, para terminar en el abandono de todos los hospitales del estado y Balaguer ni se inmutó, envió a los médicos militares, que tomaron los centros de salud, mantuvieron los servicios y el gremio medico no tuvo mas remedio que volver sin condiciones a su trabajo.

El camino que lleva Waldo Suero, quien es un mitómano que se cree el ¨mesias¨ del Colegio Medico Dominicano, todo ayudado por el manejo torpe de muchas de las autoridades a quienes le ha tocado enfrentar, es aumentar la presión sobre los funcionarios del sector, llamando a huelgas cada vez mas largas que terminaran en un paro general indefinido.

Todo esto enmarcado en el final de su gestión como presidente del CMD, porque en tres semanas se tendrán que realizar elecciones para elegir un nuevo comité ejecutivo y el, Waldo, tendrá que entregar la presidencia a quien sea electo en ese proceso electoral ya que no existe posibilidad de reelección.

¿Porque entonces el señor Suero se afana tanto en reclamar y hacer huelgas al vapor que van subiendo el nivel de confrontación cada semana?.

Pues porque la confrontación es y ha sido siempre su escenario, abusa del miedo que provoca en las autoridades, que han sido bastante ¨mano floja¨ a través de los años, permitiéndole a este ¨personajillo¨ un irrespeto inaceptable en un país donde los que ostentan los cargos públicos se respeten.

Y porque hasta ahora nadie se ha atrevido a enfrentarlo con la ley en la mano y llevarlo a la justicia, tanto a el como a los que abandonen los servicios, por el delito de negligencia si algún paciente muere a consecuencia del abandono de su tratamiento, porque pareciera que a muy poca gente le duele el drama que se produce por la ausencia del personal de salud en los centros sanitarios.

Pero en este momento ademas, las huelgas y el ruido es parte de la campaña electoral del señor Suero, que con esto sale a buscar los votos que necesita el candidato a quien apoyará para la presidencia del CMD, aunque esto signifique poner a sufrir a miles de personas pobres que son las que en definitiva usan los centros de salud en manos del estado.

Lo que está ocurriendo en el país con este tema es un abuso incalificable, tanto que a nadie se le ocurre ir a uno de los llamados hospitales auto-gestionados a realizar un llamado a huelga, porque simplemente los médicos que trabajan en estos centros tienen un contrato de trabajo que los obliga a cumplir un horario y, en caso de que se ausenten o hagan huelga, simplemente son puestos de patitas en la calle y se contrata a otra persona.

No existen fotos ni videos de médicos en huelga en la explanada del Hospital Ney Arias, Hospital Juan Bosch u Hospital Marcelino Velez, entre otros, simplemente porque esos hospitales, que también son públicos, trabajan para las ARS privadas y publicas, los médicos son contratados de forma diferente a donde van los mas pobres y por esto no hacen huelgas.

Pero tampoco vemos a Waldo ¨jodiendo el parto¨ frente al Hospital Plaza de la Salud, que también es publico, es decir se financia con dinero del estado dominicano, porque si en ese centro de salud a un medico se le ocurre hacer una huelga, el director del centro o el departamento de recursos humanos simplemente lo invitaría a que pase por la oficina a buscar su carta de cancelación.

Esto quiere decir que las huelgas de Waldo son realizadas en contra de la población mas pobre del país, los que no poseen un carnet de una ARS privada o de Senasa, los que no tienen donde ir, los que vienen con solo el pasaje desde el interior del país a mal pasar porque con la centralización que existe en el sector salud, solo en tres o cuatro grandes ciudades del país se ofrecen servicios sin costo de muchas especialidades.

Y son realizadas usando como ¨carne de cañón¨ a los médicos residentes, que son médicos en formación, es decir están en el proceso de hacerse especialistas dentro de los hospitales públicos, pero que por la distorsión que existe en esos centros de salud son los que sustituyen en la practica a los médicos especialistas, muchos de los cuales le dedican la mayor parte de su tiempo a las clínicas privadas donde esta su practica principal.

Esta es la triste realidad de un país donde las leyes mandan a descentralizar y desconcertar el sector sanitario en el marco de la reforma, y antes que eso se sigue contratando el personal y discutiendo salarios en el nivel central, cuando esto debería hacerse, según la ley, en las diferentes regiones geográficas en que está dividida la red publica de atención a las personas.

Pero como nos encontramos en la parte aguda del problema y Waldo esta desatado y ¨ninguneando¨ a las autoridades del Servicio Nacional de Salud, que es el responsable de la gestión de la red publica, lo mejor en este caso sería no hacerle caso y prepararse para ele mejor escenario, si el mejor, que es lo que demostrará que este individuo es ¨mucho ruido y pocas nueces¨.

Como ya anunció huelga para martes, miércoles y jueves de la semana que viene, lo mejor sería que los médicos militares, con uniforme y todo, asuman los servicios abandonados por los civiles que siguen a Waldo, para que vean como se amansa de una vez, porque al final el 70% de la población dominicana ya está afiliada a un seguro de salud y la situación es fácilmente controlable.

Además, como los médicos residentes que hacen huelga al parecer tampoco tienen interés en aprender, si hasta se les paga para que aprendan, podría considerarse que los que no trabajen abandonaron el cargo, ya que sus contratos son por un tiempo limitado y deben ser renovados todos los años, si no les interesa pues podrían ser mas útiles en sus casas o realizando otras labores que quizás les sean mas redituables.

Lo peor que se puede hacer es tratar de razonar con una persona que se ¨hace el loco¨ pero no es mas que un gran sinvergüenza y abusador, porque afecta a los mas pobres y desamparados con su actitud irracional, no le hagan caso que con los kakis y grises en los hospitales el solito se amansa.

Apple Store Google Play
Continuar