No hay verdadera justicia sin: El debido proceso

Por Victor Turbi Ysabel viernes 20 de noviembre, 2020

Se podría definir “El Debido Proceso” como el aspecto o principio legal, por el que cualquier Estado debe respetar los derechos legales que posee una persona, ya sea investigado, acusado o como consecuencia de arbitrariedad en virtud a normas existentes. Pero además, es un principio jurídico procesal, donde toda persona tiene derecho a garantías mínimas, con el objetivo de procurar el cumplimiento de pautas, requerimientos y procedimientos establecidos, derivándose conclusiones justas, plasmadas en actos, resoluciones, decisiones o sentencias de órganos jurisdiccionales e instituciones públicas en el ámbito administrativo.

El Debido Proceso estuvo presente desde la Constitución de Inglaterra de 1215. Sin embargo, fue luego establecido esencialmente en otros textos, tales como: la Declaración de Derechos de Virginia en 1776, y la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano en 1789. Siguió la necesidad de hacerlo constar en instrumentos con alcances colectivos como la Declaración Universal de Derechos Humanos (1948); Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre (1948); Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (1966); y Convención Americana sobre Derechos Humanos (1969).

Fruto de ello, se extendió por todo un derrotero de Constituciones  avanzadas del mundo; y por solo señalar algunos ejemplos, la Constitución de Argentina (art. 18); Constitución de Chile (art. 19); Constitución de España (art. 24.2); Constitución del Perú (art. 139.3); y Constitución Dominicana (art. 69).

El indicado 69 Constitucional, nos describe magistralmente la cuestión: Tutela judicial efectiva y debido proceso. Toda persona, en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos, tiene derecho a obtener la tutela judicial efectiva, con respeto del debido proceso que estará conformado por las garantías mínimas que se establecen a continuación” aquí hace referencia a nueve aspectos y elementos importantísimos, más un último que por su vital relevancia lo destacaremos: 10) Las normas del debido proceso se aplicarán a toda clase de actuaciones judiciales y administrativas.

Asimismo se han considerado garantías del Debido Proceso, con mucho mayor interés por el rol que estos juegan, los siguientes: derecho al juez natural; derecho a un juez imparcial; legalidad de la sentencia judicial; derecho a asistencia letrada; derecho a usar la propia lengua y a ser auxiliado por un intérprete; y garantías de doble instancia.

El Debido Proceso ha sido definido por nuestro Tribunal Constitucional (TCRD), como principio jurídico procesal que reconoce que toda persona tiene derecho a ciertas garantías mínimas, mediante las cuales se procura asegurar un resultado justo y equitativo dentro de un proceso que se lleve a cabo en su contra, permitiéndole tener la oportunidad de ser oído y a hacer valer sus pretensiones legítimas frente al juzgador, es por ello que la Constitución lo consagra como un derecho fundamental y lo hace exigible…, la cual puede ser ejercida por todas las personas físicas o moral contra todo acto u omisión de una autoridad pública o de cualquier particular, que en forma actual o inminente y con arbitrariedad o ilegalidad manifiesta lesione, restrinja, altere o amenace los derechos fundamentales consagrados en la Constitución (TC/331/14, pág.18, letra g).

En otra decisión más reciente siguió el mismo criterio: El Debido Proceso es un principio jurídico procesal que reconoce que toda persona tiene derecho a ciertas garantías mínimas, mediante las cuales se procura asegurar un resultado justo y equitativo dentro de un proceso que se lleve a cabo en su contra, permitiéndole tener la oportunidad de ser oído y hacer valer sus pretensiones legítimas frente al juzgador, es por ello que la Constitución lo consagra como un derecho fundamental (TC/0280/18, pág.11, letra c).

El Debido Proceso en derecho penal y específicamente en materia procesal penal, es de aplicación desde la mínima diligencia procesal en la investigación, conocimiento de medidas de coerción, audiencia preliminar, vista de la causa o juicio de fondo, recursos ordinarios, extraordinarios, en contra de toda persona denunciada, investigada, imputada, acusada y procesada; es decir, siempre latente en un conjunto de etapas formales efectuadas en un contexto procesal por los sujetos procesales. Aquí entonces, el juez juega un rol esencial, que es de garantizar y resguardar tales derechos fundamentales del imputado.

Siendo así las cosas, de ello se desprende, su importantísima relevancia jurídica para la búsqueda de verdadera justicia, precisamente, en un sistema de justicia. Sin embargo, el Debido Proceso, en principio solo interesa a profesionales del derecho, justiciables, y excepcionalmente a otros, no así a la generalidad, ni muchas veces al propio Estado y sus instituciones; solo les damos la significación debida cuando nos pasa de cerca una de las fases señaladas en el párrafo anterior o una arbitrariedad administrativa.

 

Por: Víctor Turbí Ysabel

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar