No es un decir, ni una percepción, es la pura realidad

Por Luis D. Santamaria martes 30 de abril, 2019

No es un decir, ni una percepción, es la pura realidad, el gobierno con su equivocado accionar ha prostituido todos los estamentos del Estado comenzando por la justicia que ha sido estructurada para que sirva de soporte a sectores espurios que conspiran en contra de la estabilidad democrática del país.

El ejemplo más reciente de prostitución política ocurrida en el país,  lo constituye la falsa escogencia de los jueces de la Suprema Corte de Justicia por parte  del Consejo Nacional de la Magistratura dirigida en su gran mayoría por miembros prominentes del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) que tenían como fin imponer su voluntad.

La imposición como juez presidente de la Suprema Corte de Justicia de un declarado miembro del PLD es una aberración, un abuso de poder  y una falta de respeto a la población que creyó que en esta ocasión se corregirían errores que en el pasado fueron objetos de críticas por los distintos sectores de la población.

En esta ocasión no había la necesidad de burlarse como lo hicieron de la población imponiendo en la presidencial de la Suprema Corte de Justicia  a un reconocido miembro del partido de gobierno, el cual luego de ser colocado al frente de la SCJ presentó dizque renuncia a su militancia peledeista pensando que el pueblo es estúpido.

Quien ha dicho que ese señor desde la posición de presidente de la SCJ va a actuar independientemente bajo el alegato de que ya no es miembro del PLD porque supuestamente presentó renuncia como queriéndonos decir que los dominicanos  somos unos ignorantes que nos pueden engañar fácilmente como creen ha sucedido. Pues mire que no.

Sigan ahí burlándose alegremente del pueblo haciendo las cosas totalmente contrarias a como espera la gran mayoría. Qué necesidad había de seguir prostituyendo la justicia cuando en realidad el pueblo esperaba se dieran los pasos pertinentes para comenzar a adecentarla eligiendo una suprema libre e independiente de toda sospecha.

POR LUIS D. SANTAMARIA

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar