Neronessa

Por Ramón Saba jueves 14 de marzo, 2019

Nació en la ciudad de Santo Domingo el 12 de diciembre de 1988. Dominicana desde el vientre de su madre y costarricense de parte de padre.

Poeta, fotógrafa, músico y empresaria. Estudió Artes Creativas en el Open College of the Arts del Reino Unido y completó una licenciatura en Administración de Empresas en University of the People y una maestría en Dirección Comercial y Marketing en la Escuela de Negocios Europea, en Barcelona España. Avanzó estudios de la licenciatura en Nutrición & Dietética en la Universidad Central de Estudios Profesionales y de la licenciatura en Filosofía en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). Laboró en Sony Xperia-Social Media Specialist y es creadora de la marca Nero’s y fundadora de Plant Powered SRL CMO Nero’s y Plant Powered. Toca piano, bajo y djembe y se dedica también a la fotografía artística y a la promoción de estilos de vida sostenibles; es, además, la primera mujer en darle la vuelta al país en motocicleta, acción vivida en el 2018. Amante de la cocina y sufre al ver un gato abandonado… le procura alimento y residencia de inmediato.

A sus 16 años, Neronessa publicó su primer poemario “La Estirpe de las Gárgolas” (2006) con la Editora Ángeles de Fierro y en el 2015 publicó su segundo en Madrid, con la editora Amargord  “El Volcán de la Matriz Electroelástica”.  Su obra ha sido traducida al inglés, francés y al italiano.

 

 

Sus textos también han sido publicados en varias revistas digitales y en algunos medios impresos; aparecen en numerosas antologías internacionales, tales como “Plata Caribe: Poesía Dominicana y Uruguaya del Siglo XXI” (Uruguay, 2008); “17 poeti della repubblica Dominicana” (Italia, 2012); “Novísima poesía latinoamericana” (México, 2012); “Material inflamable: 30 poetas dominicanos del siglo XXI” (Santo Domingo, 2014); “Sobre un costado del planeta: muestra de poesía dominicana” (1970-1990)”  (Guatemala, 2015); “Transfronterizas / 38 poetas latinoamericanas” (México, 2016); “Germinar sobre asfalto. Antología poética dominicana 1970-1990” (Santo Domingo, 2017); “País imaginario. Escrituras y transtextos. Poesía latinoamericana 1980-1992” (España, 2018); “Isla escrita: antología de la poesía de Cuba, Puerto Rico y República Dominicana” (España, 2018); “Indómita y brava: Poesía dominicana contemporánea” (España, 2018) y otras más.

Neronessa fue merecedora del Accésit Premio de Poesía Joven Feria del Libro 2005 por su obra “La Estirpe de las Gárgolas”.  Forma parte integral de los grupos literarios denominados “Erranticistas” y “Ropa Sucia”.

El escritor Manuel García Cartagena opina que como algunos jardines y como la de casi todos los poetas neobarrocos, la escritura de Neronessa se bifurca entre un más acá sígnico y un más allá simbólico: del lado de acá se acumulan pliegues tectónicos, capas cársticas y magmas excrecentes en los que se articulan experiencias cotidianas centrípetamente transmutadas en tragedias portátiles. Del lado de allá, por el contrario, la intervención de inexpugnables fuerzas centrífugas retrotrae hasta el centro mismo del poema aquello que tiene viso y carácter de drama cósmico, como todo aquello que deja de ser tan inútilmente como antes fue o pareció ser. Muchos de los textos de Neronessa tienen vocación oracular: basta con que se considere su cuidadosa selección terminológica (artillería léxica) para descartar toda intervención del azar en su factura.

El poeta y gestor cultural León Félix Batista afirma desconocer otro fenómeno poético en la contemporaneidad dominicana como Neronessa. Se refiere no sólo a su precocidad lírica (escribió su primer libro, “La estirpe de las gárgolas”, con 15 años, y se imprimió a sus 18, en 2006, luego de obtener un accésit al Premio Joven de la Feria del Libro), sino a manejo maestro del lenguaje desde que empezó a escribir. Ya con “El volcán de la matriz electro-elástica” (Madrid, 2015), impuso un estilo particular y una voz muy poderosa, que le ha valido ser publicada y antologada en varios países y lenguas del mundo. Con Neronessa, y varios otros poetas de su Generación, la poesía dominicana retomó el camino de la búsqueda de tener una voz propia en vez de replicar fenómenos de moda, como venía sucediendo con los poetas posteriores a la Generación 80.

Concluyo esta entrega de TRAYECTORIAS LITERARIAS DOMINICANAS con un poema de Neronessa:

Vínculo de monopétalos


Entre los trigos negros mis neuronas están esparcidas;
entre jaspes de carbón, contoneadas por la granizada de labios,
asidas a una pelvis de cuarzo que gotea.
Florecen desconociendo el barro al que miman mis raíces.

Quiso que fuese cómodo,
asó que eructé una cama de hojas de romero ortopédico.
Quiso que fuese cálido,
así que inyecté petróleo a mi útero
y le invité a irrumpir en mi siesta como todos los días.

La placenta está ungida
y aceitada borbotea vaporizando la sangre.
Dejé que la carne se propagara
arropando mi corazón hueco.
Se sirvió de mi candor y bebió de mis pulmones.
Se adueñó de mis huesos como escaleras
que llevan a embriaguez miope.

Quiso que fuese espumoso,
igualmente embalsamé en glicerina mis espigas
pero igual fueron segadas por una barba de clavos.
Todo fue disecado por tu aliento herrumbroso.

Constantemente ignoras la nube de avena bajo la cual te desvestías,
y lo cierto es que el cereal es espeso,

a veces se burla chorreando avellanas.
Sólo a veces condensa besos que se aglomeran por momentos;
como la sal sordomuda en un útero de venganza.

 

Por Ramón Saba

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar