Necesitamos abrir los cielos

Por José Gregorio Cabrera

Ante la crisis inflacionaria que enfrenta el mundo, la República Dominicana necesita tomar acciones que garanticen nuestro recurso económico más preciado: el turismo.

Para esto es necesario, entre otras medidas, que podamos promover el intercambio aéreo a través de acuerdos de cielos abiertos con los principales países emisores de turistas hacia nuestro país: Estados Unidos y Europa.

El entorno económico global post-covid viene mostrando alarmantes señales de stress, las cuales se han empeorado por el impacto que ha tenido el enfrentamiento armado ruso-ucraniano sobre las materias primas. La mejor muestra de esto es la tasa anual de inflación global, la cual, medida por el índice de precios al consumo (IPC), alcanzó el 9,2% en marzo de 2022.

A esto se agrega el anuncio que realizó hace unos días la Reserva Federal de los Estados Unidos de un nuevo incremento de la tasa de interés, con el objetivo de reducir la cantidad de dinero circulante y con esto tratar de presionar el acelerado incremento de la inflación. La medida responde a el viernes pasado el IPC se disparó a 8,6% anual, la cifra más alta de los últimos 40 años.

Este panorama sombrío obligará a los consumidores a reducir considerablemente el gasto y a redirigirlo de lo superfluo a elementos básicos para la supervivencia, es decir, alimentación, salud y energía.

Para la economía dominicana esto tiene un impacto directo e inmediato en dos direcciones: reducción de las remesas y del flujo de turistas, así como la posibilidad de que estos últimos, aún si deciden viajar, puedan gastar menos dinero.

Como pueden ver, la anunciada recesión en los Estados Unidos afectará a las dos fuentes principales de ingresos de divisas al país, lo cual a su vez indefectiblemente presionará el tipo de cambio hacia el alza con los consabidos efectos que esto tendrá en una economía eminentemente importadora como la nuestra.

Por esto, soy de la opinión que el gobierno dominicano debe tomar todas las medidas que sean necesarias para proteger el turismo, generando las condiciones para que los destinos dominicanos sean más accesibles y atractivos para quienes, a pesar del entorno de crisis e inflación, estén dispuestos a viajar.

Una de las acciones que tenemos en el horizonte y que podrían impactar positivamente el flujo de turistas hacia el país, es la firma del acuerdo de cielos abiertos con los Estados Unidos, el cual se entiende que cuenta con la voluntad política del gobierno norteamericano y que sólo se espera por las gestiones necesarios de nuestras autoridades.

Este acuerdo promovería una mayor cantidad de vuelos a más destinos en ambos territorios, lo cual a su vez abriría las puertas a nuevas líneas aéreas, impactando los precios de los boletos aéreos y la posibilidad de que una mayor cantidad de turistas decidan visitarnos.

En conclusión, tenemos que hacer todas las diligencias posibles a la mayor brevedad posible para abrir los cielos y asegurar que sigamos recibiendo los turistas que necesita nuestra economía para garantizar el bienestar de todos los dominicanos.

 

Por José Gregorio Cabrera

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar