Mujeres víctimas de ácido del diablo

Por María Hernández

Si cuando recibimos una pequeña quemadura, en la cocina, sentimos que la piel nos arde, de forma desesperante, nos imaginamos el horror que puede significar para una persona cuando les lanzan “ácido del diablo” en una piel tan sensible como la de la cara, que es donde casi siempre afecta a las mujeres, las cuales son las que hasta ahora han sido más atacadas con este químico, de forma despiadada, generalmente por sus parejas o ex parejas.

El ácido del diablo está compuesto por una mezcla de diferentes ácidos que se convierten en una sustancia con un alto poder corrosivo producto de la combinación. En la República Dominicana está prohibida su venta .Anteriormente al ácido del diablo se le conocía como Plomerito y era utilizado para destapar tuberías.

En este año 2021 muchas mujeres han sido alcanzadas por este elemento químico cuya reacción describe su nombre, como forma de indicar lo doloroso que resulta y la poca posibilidad que existe de que las victimas vuelvan a recuperar su rostro sin que les queden cicatrices imborrables y en muchas ocasiones hasta la pérdida de órganos tan importantes como el de la visión, de un lado o en ambos ojos.

Las leyes dominicanas se quedan muy cortas en el tratamiento de este mal que se incrementa en todo el país. Esta siniestra acción le cambia la vida por completo a los afectados. El tiempo de recuperación puede durar años y en la mayoría de los casos hay que recurrir a la realización de varias cirugías , incluso fuera del país, para poder conseguir aligerar el maltrato que recibe la piel y otros órganos atacados con el letal químico.

Las edades de las mujeres que han quedado con la cara desfigurada va desde 15 años hasta 45 años, aproximadamente. Según expertos las mujeres y las niñas son víctimas de por lo menos el 80% de los ataques y de ese porcentaje cerca de un 30% son menores de 18 años.

El nuevo Código Penal, pendiente de aprobación, contempla penas de hasta 50 años de prisión para los que lancen “ácido del diablo” a otra persona, de acuerdo al presidente de la Comisión Permanente de Justicia de la Cámara de Diputados.

 

Mientras, el artículo 2 del Código Penal Dominicano, aún vigente, donde hace referencia a las Disposiciones Preliminares, indica que “Toda tentativa de crimen podrá ser considerada como el mismo crimen, cuando se manifieste con un principio de ejecución, o cuando el culpable, a pesar de haber hecho cuanto estaba de su parte para consumarlo, no logra su propósito por causas independientes de su voluntad; quedando estas circunstancias sujetas a la apreciación de los jueces”, señala el código. Lo que quiere decir que los autores de esta terrible práctica deben ser condenados por lo menos con la pena máxima, 30 años, hasta que se ponga en práctica la normativa del nuevo código.

La lista de personas que han sido afectadas con ácido del diablo en nuestro país es larga. En 2018, en Hato Mayor una pareja de esposos fue rociada con ácido del diablo a la cual le robaron un motor y 12 mil pesos.

El caso de Yocairi Amarante, de 19 años, el pasado año, la cual perdió la visión en su ojo derecho y ya le han realizado más de 20 operaciones, causó gran consternación en el país. Lo más deprimente es que todo eso lo hicieron por 3,500 pesos como han declarado los victimarios.

El más reciente hecho de este tipo ocurrió a mediados de agosto de 2021 es el de la señora Yanely Arias, de 42 años a quien fingieron llevarle un ramo de flores y durante la entrega le derramaron ácido del diablo. Estos hechos no se borrarán de las mentes de los dominicanos por la magnitud de los daños que les provocaron a ambas jóvenes, hermosas e inteligentes y con todo un futuro frustrado.

Los que lanzan ese ácido o los mandan a echar lo que buscan con ello es dejar una marca de por vida a la persona afectada. No la quieren matar sino ponerla a sufrir toda la vida. En muchos casos ocurridos, en nuestro país, como el de la joven Yocairi Almonte lo último que pierden estas mujeres es la esperanza y así lo demuestra en sus redes sociales con videos en donde muestra cada día su progreso no solo en el aspecto físico sino cómo va sanando su interior intentando llevar una vida normal a pesar de las circunstancias adversas.

Asimismo, en octubre de 2020 decenas de mujeres víctimas de ácido del diablo se manifestaron frente al Congreso Nacional para que las autoridades le pongan fin a esa odiosa práctica y apresen a sus victimarios, muchos de los cuales aún se encuentran en las calles después de haber cometido ese acto de barbarie.

En nuestro país, dentro de las provincias en las que con más frecuencia se han producido lanzamientos de ácido del diablo se encuentran la provincia Santo Domingo, Distrito Nacional, Hato Mayor, Hermanas Mirabal, Monseñor Nouel, municipio de Cabrera, en la provincia María Trinidad Sánchez y otras.

Según datos recientes, a nivel mundial, unas 1500 personas distribuidas en 20 países resultan atacadas cada año con ácido que va desde el sulfúrico, nítrico y el clorhídrico, este último utilizado como producto de limpieza.

Hay varios países en los cuales se han producido más casos de ataques con ácido dentro de los que se encuentran la India, Bangladesh, Pakistán, Camboya y Medio Oriente. En 2013 dos jóvenes británicas sufrieron ataques con ácido del diablo en la isla de Zanzíbar, Tanzania, en el este de África.

Lanzar ácido del diablo a una persona le quita todas las posibilidades de continuar desarrollando sus actividades habituales y retrasa sus planes a corto, mediano y largo plazo.

Esperamos que un día la República Dominicana salga de esa lista funesta en la que están los países que no han erradicado la criminal práctica de desfigurar el rostro y el cuerpo a las mujeres con el dañino ácido del diablo.

Por: María Hernández

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar