Muere icónico roble de 600 años donde se sombreó George Washington en Nueva Jersey

Por admin Martes 25 de Abril, 2017

NUEVA YORK._ Sembrado en 1700, el árbol de roble blanco, donde según la leyenda, se cobijaba el general George Washington, primer presidente de Estados Unidos, durante sus asuetos en la guerra de independencia, murió 600 años después.

El roble adornaba actualmente un área del cementerio de la iglesia presbiteriana en el poblado Basking Ridge Bernards en Nueva Jersey, y comenzó a dar síntomas de agonía en el verano de 2016, con visos de podredumbre y debilidad, dijeron los responsables de la congregación.

Este lunes 24 de abril, fue cortado por parroquianos y cooperantes, dejando un gran vacío en el espacio que ocupaba, después de haber sido fuente de inspiración de poetas, escritores y fotógrafos y una de las atracciones turísticas de la pequeña ciudad.

El año en que fue sembrado, también comenzó la ciudad, en la década de 1700.

Era considerado el árbol más antiguo de Estados Unidos y según historiadores locales, el general George Washington, se sombreó bajo sus hojas, durante un asueto en medio de la guerra de independencia.

Los vecinos del gran roble blanco han celebrado por generaciones su belleza y antigüedad. El árbol era tan famoso que incluso servía como un punto de referencia para los conductores perdidos.

"Sé que parecerá divertido para algunos cuando me vean llorar por el árbol, pero realmente lo haré”, dijo Mónica Evans a la cadena NBC News.

Evans dijo que el roble fue escenario de sus fotos familiares de bodas y comuniones.

Los historiadores calculan que el árbol había vivido por al menos 300 años antes de que la iglesia fuera construida en 1717.

El roble medía 100 pies de altura y tenía una circunferencia en el tronco de 18 pies y las ramas eran de 150 pies.

El reverendo George Whitefield, un notable evangelista, también predicó a más de 3,000 personas bajo el árbol en 1740.

"Ha sido una parte integral de la ciudad, eso es seguro", dijo Jon Klippel, un miembro del consejo de planificación de la iglesia. "Siempre ha estado ahí, incluso antes de que existiera una ciudad. Con los años muchas personas se han reunido allí, se han fotografiado allí y han celebrado una comida bajo el árbol. Hemos sido bendecidos por tenerlo aquí durante siglos", agregó.

Los expertos dicen que menos árboles está viviendo durante años, como el viejo roble, debido a factores ambientales.

"Las investigaciones muestran que los árboles más viejos están muriendo a un ritmo alarmante”, dijo Ian Leahy, director de programas forestales urbanos para el grupo de conservación American Forests con sede en Washington.

Por Miguel Cruz Tejada