Muere en La Habana el reconocido poeta cubano Rafael Alcides a los 85 años

Por EFE miércoles 20 de junio, 2018

EL NUEVO DIARIO, LA HABANA. – El escritor cubano Rafael Alcides, considerado uno de los últimos grandes poetas vivos de la isla, ha muerto en La Habana a los 85 años tras vivir más de dos décadas apartado de la vida pública y sin ser publicado en su país natal, confirmó hoy a Efe la familia del literato.

Alcides (Bayamo, 1933) se consideraba a sí mismo un “insiliado” dentro de Cuba y falleció a causa de un cáncer que sufría desde hace varios años.

Perteneció a la segunda promoción de la llamada Generación Poética del Cincuenta, junto a Fayad Jamís, Pablo Armando Fernández y Antón Arrufat, casi todos cultivadores del coloquialismo.

Sus primeros poemarios publicados fueron “Himnos de montaña” (1961), “Gitana” (1962) y “La pata de palo” (1967).

A finales de la década de 1960, la primera de la Revolución Cubana en el poder, Alcides decidió por primera vez retirarse de la escena cultural de la isla.

Volvió al sistema de edición cubano, enteramente estatal, unos veinte años después con la que sería su obra más reconocida: “Agradecido como un perro” (1983), con la que se convirtió en el poeta de referencia para los cubanos nacidos en la segunda mitad del siglo XX.

El poema homónimo está considerado por sus pares como “una obra de arte de la palabra conversacional”, que muestra “la calidez de un hombre que se expresa con la piel abierta al mundo, aunque reciba heridas o caricias”, según escribió el crítico y poeta cubano Virgilio López Lemus.

Sus últimos textos publicados en Cuba fueron “Noche en el recuerdo” (1989), “Y se mueren, y vuelven, y se mueren” (1989) y “Nadie” (1993).

En medio de la crisis económica de 1990 en Cuba, Alcides se retiró de la vida cultural y virtualmente desapareció del foco público en la isla, “decepcionado” por la Revolución que tanto amó y “por la que habría muerto”, según aseguró a Efe en 2009, cuando viajó a España para presentar su primer libro en 16 años.

En ese momento confesó que un poema puede ser “una máquina de la inteligencia o de la emoción”, y explicó que nunca fue “perseguido” por el Gobierno cubano, a pesar de que escribía una columna en un periódico que “no es amable” para el Gobierno, al que criticó duramente “por estar en contra de la libertad de expresión”.

Tras ese regreso, Rafael Alcides publicó cuatro obras de narrativa en España: “Libreta de viaje, 1962-2000”, “El anillo de Ciro”, “Un cuento de hadas que acaba mal” y “Memorias del porvenir”, con el que ganó el XVII Premio Literario Bodegas Olarra-Café Bretón, de Logroño, y los poemarios “Conversaciones con Dios” y “GMT”.

En una de sus últimas entrevistas con Efe, en 2011, aclaró que su decisión de “mantenerse al margen” de la realidad cubana fue “su modo de no colaborar” sin tener que dejar su país, donde quería “pagar su penitencia” hasta el final de su vida.

En 2014 renunció a su membresía de la oficialista Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), y antes había declinado en varias ocasiones el ofrecimiento del Premio Nacional de Literatura, el mayor galardón otorgado a un escritor en el país caribeño.

Rafael Alcides recibió en 2015 el Premio Nacional de Literatura Independiente Gastón Baquero, creado por instituciones del exilio cubano para distinguir la labor literaria de los creadores exiliados y censurados dentro de la isla.

“Nadie”, el documental dirigido por el realizador cubano Miguel Coyula e inspirado en la vida del poeta, fue estrenado en 2016 bajo polémica, en una pequeña sala ante una docena de personas.

A Alcides, cuyos restos serán cremados por decisión familiar, le sobreviven tres hijos y su esposa, la bloguera Regina Coyula.

Hasta el momento los medios estatales cubanos no se han hecho eco del fallecimiento del autor.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar