MPD llama a profundizar unidad y lucha contra “desgobierno” DM

Por El Nuevo Diario lunes 20 de febrero, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- El Movimiento Popular Dominicano (MPD), al conmemorar sus 61 años de fundado llamó a profundizar la unidad y la lucha de todos los sectores del país contra el desgobierno de Danilo Medina, la corrupción, la falta de servicios, trabajo, seguridad, justicia, la criminalidad, delincuencia, y por una república democrática donde se transforme el estado de cosas que padece el pueblo dominicano.

En el acto de celebración del 61 aniversario el MPD rindió un homenaje póstumo a sus inmortales fundadores Pablo Antonio Martínez Rodríguez, Máximo Antonio López Molina, Julio César Martínez, Esperanza Font Alfáu, José Moscoso, Alfonso Espinal, Andrés Marcelino Ramos Peguero, Ramón Emilio Mejía Pichirrillo y Francisco Elizardo Ramos Peguero y sus impercederos seguidores: Maximiliano Gómez (El Moreno), Floricel Erickson. Roberto Antonio Figueroa, Amín Abel Hasbún, Otto Manuel Morales Efres, Baldemiro Castro, José Ramírez Ferreira (Condesito), Hilda Gautreaux, Guido Gil Díaz, Henry Segara Santos, entre otros.

Al leer el discurso central Higinio Báez, vocero nacional de la organización sostuvo que el país vive la continuidad de un modelo económico puesto al servicio de las élites económicas, la oligarquía financiera, la gran burguesía nacional e internacional, cuya cara opuesta es la exclusión mayoritaria de la ciudadanía y el ensanchamiento continuo de la miseria del pueblo pobre.

El MPD asegura que el partido-Estado llamado de La Liberación Dominicana, representación política de esas clases, arrastra una caterva de funcionarios oficialistas, muchos de ellos corrompidos; convertidos en empresarios y depredadores del erario nacional, que el PLD ha devenido en una corporación mafiosa que en operaciones turbias, y a veces descaradas, se lleva entre sus manos las riquezas que corresponden a la nación y al pueblo.

Manifestó que las fotos de su vieja prédica moralista refleja ahora el paisaje de un lupanar, bazar del vicio, donde sólo son válidas las transacciones mercuriales sin escrúpulos, el hedonismo, la ostentación.

“Operaciones de ventas mafiosas en contra vía de la constitución y las leyes, escandalosas sobrevaluaciones en la construcción de obras públicas, sobornos irritantes a cambio de negociaciones turbias, acuerdos políticos sin principios, fraudes electorales, son apenas, algunas muestras convincentes que denuncian la repulsiva pinta del engaño, la podrida apariencia de la doblez”, precisa el MPD.

Dijo que un velo de sombra y de misterio cubre la corrupción institucionalizada, la impunidad se enseñorea, mientras la indiferencia y la complicidad del primer mandatario se hacen patente en su silencio. Los delitos conocidos, por todos, tienen patente de corso, en tanto que e l castigo bosteza en su vagancia. Las culpas se engavetan, parte de los ladrones dirigen el partido en el poder y la judicatura actúa por órdenes ejecutivas, pero no se avergüenza y para rematar, ejércitos de vocingleros y bocinas pagados se encargan de legitimar el discurrir de tantas fechorías presentando sin desparpajo el país que no es.

Entiende que mientras; el bienestar, la salud, la cultura, la vivienda, la paz social, caro ejercicio de ciudadanía, aparecen, si acaso, como promesas reiteradas, olvidando a propósito que las elecciones hace ya un año y medio que pasaron, en tanto; la violencia y el crimen organizados se disputan las calles con los órganos de seguridad y actúan junto a ellos.

Manifestó que la transparencia y la integridad han sido expulsadas, condenadas, proscritas, están presas las llaves que controlan las puertas del templo de la verdad, la voluntad del presidente no sintoniza con las aspiraciones de una población, hastiada ya de burlas y de farsas.

En tanto, dijo que el destape del escándalo ODEBRECH ha cambiado por completo el cuadro político social; el gobierno de Danilo Medina, enlodado hasta la corbata, no puede controlar la justicia de ultramar.

Manifestó que las diversas fuentes de información, alimento de la repulsa popular en marcha, como una enorme anaconda, amenazan con tragárselo, el pueblo ha salido a las calles, ha dicho basta, ha izado bien alto las banderas de la lucha civil, y en los más alto del mástil resistente ha colocado el signo, y el color, de la esperanza.

Sostuvo que hay un poderoso movimiento político social en ascenso, se restaura la confianza en la fuerza de un pueblo movilizado, ha crecido la subjetividad por el cambio político, reina un entusiasmo solidario, y entiende que la indignación y la rabia desorganizadas han encontrado un cauce, el pueblo motivado y entusiasta se parece a la riada embravecida que podría llevarse por delante montañas de basura.

El gobierno está obligado a responder, sus márgenes de manipulación están limitados; se está cerrando el cerco a la desidia, el silencio y la burla de la “justicia” de Danilo Medina, del PLD y de todos los responsables de los actos de corrupción, tendrán que actuar aunque sacrifiquen algunas piezas.

El vocero del MPD, dijo que fiel a la tradición legada por nuestros mártires; nuestro partido, y las organizaciones sociales donde incidimos, son actores de primera línea en esta batalla político moral que nos convoca.

“El horizonte de nuestras batallas sigue siendo la construcción de una República Democrática, nuestro objetivo superior; el socialismo. No nos cansaremos de exigir, de combatir por las profundas reformas políticas, económicas, morales, que nos acerquen a nuestros fines ulteriores”.

“Estamos a favor de una justa ley de partidos; de una ley electoral garantista de imparcialidad y de equilibrio, propugnamos por un nuevo modelo de desarrollo versus el deshumanizante neo-liberalismo; por la recuperación para el Estado del patrimonio nacional y contra la entrega de nuestras riquezas. Por la preservación del Medio Ambiente y el desarrollo sostenible, por justicia y la transparencia, contra la corrupción y la impunidad, por la seguridad y la paz ciudadana, por la honestidad administrativa; asumimos la lucha por un aumento general de salarios y por dignificación del trabajo de los profesionales”, precisó Higinio Báez.