Moscú dice que es absurdo relacionar muerte de periodistas con mercenarios

Por EFE miércoles 1 de agosto, 2018

EL NUEVO DIARIO, MOSCÚ.- El Gobierno de Rusia afirmó hoy que es absurdo relacionar el asesinato de los tres periodistas de este país en la República Centroafricana (RCA) con la presunta presencia de mercenarios rusos en ese país y recordó que Moscú no oculta la existencia de instructores militares y civiles en la zona.

“No hay ninguna novedad en la presencia de instructores rusos en la República Centroafricana. Nadie lo ha ocultado”, escribió en la red social Facebook la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova, poco después de que se confirmara la muerte de los tres ciudadanos rusos.

La portavoz no aclaró si los instructores civiles a los que hizo referencia forman parte de una compañía militar privada conocida como el Grupo Wagner, que, según activistas rusos, fue creada durante el conflicto en el este de Ucrania y que también ha combatido en Siria.

Los cuerpos del periodista Orján Dzhemal, el director documentalista Alexandr Rastorgúyev y el operador de cámara Kirill Rádchenko fueron hallados este lunes en la RCA a 23 kilómetros de la ciudad de Sibut.

Varios periodistas rusos amigos de los fallecidos, la mujer de Dzhemal y el Centro de Investigaciones Mijail Jodorkovski (TSUR, en sus siglas en ruso), entidad con la que cooperaban los informadores, confirmaron que el objetivo de su viaje a la RCA era grabar un documental sobre mercenarios rusos que combaten en ese país, inmerso en una guerra civil.

Dzhemal “iba a hacer un documental sobre los Wagner”, dijo el reportero Maxim Shevchenko al periódico opositor “Nóvaya Gazeta”, conocido por sus exhaustivas investigaciones sobre el grupo de mercenarios.

En febrero pasado, Ruslán Levíev -director de Conflict Intelligence Team (CIT), un grupo que investiga desde 2014 la cara oculta de las campañas militares rusas- declaró a Efe el grupo Wagner “es en realidad una unidad creada y financiada por el Gobierno ruso”.

La versión que manejan por ahora las autoridades de la RCA apunta a que el asesinato no tuvo nada que ver con la actividad profesional de las víctimas y la mayoría de los analistas rusos considera que es la posibilidad más factible.

El portavoz del Gobierno centroafricano, Ange Maxime Kazagui, declaró que “nueve secuestradores” que no hablaban ni francés ni sango, lengua oficial del país, confiscaron el vehículo de los periodistas justo antes de “ejecutarlos a tiros”, según Reporteros Sin Fronteras (RSF).

El chófer de los tres informadores escapó, a pesar de las heridas sufridas, y eso ha despertado sospechas.

“Que el conductor haya sobrevivido y los demás hayan muerto me parece sospechoso. Dice que el coche fue atacado por gente con turbantes, pero yo no le creo”, manifestó a la agencia Interfax el director del TSUR, Andéi Koniajin, que coordinaba desde Moscú la grabación del documental.

El responsable del medio financiado por Mijaíl Jodorkovski -antaño oligarca convertido en opositor en el exilio tras pasar diez años en una prisión rusa- explicó que el coche en el que salió el equipo en la noche del 30 junio se desvió veinte kilómetros de la ruta prevista y fue allí donde cayó en la emboscada.

“Llevaban encima 8.500 dólares, una gran cantidad de dinero. Tenían intención de pasar allí dos semanas y los precios en ese país son de otro mundo”, precisó Koniajin.

Reporteros Sin Fronteras reclamó hoy a las autoridades centroafricanas y rusas una investigación “seria” para identificar a los autores del triple asesinato.

La portavoz de la Cancillería rusa afirmó que los periodistas viajaron a la RCA con visado de turista y no informaron a la embajada rusa en Bangui sobre el propósito de su viaje.

“Sobre el objetivo de su viaje debe responder la gente que los envió allí (…) Qué hacían en realidad en la RCA y cuáles eran sus objetivos es una pregunta abierta”, señaló Zajárova.

RSF denuncia el “considerable refuerzo” de la presencia militar de Moscú en la RCA desde la retirada del Ejército francés en octubre de 2016 y destaca que militares rusos se ocupan de la seguridad del presidente Faustin-Archange Touadéra.

Añade que el Ejército ruso ofrece asimismo formación a las fuerzas armadas centroafricanas y el Gobierno de Moscú les ha entregado “importantes provisiones de armas” entre diciembre de 2017 y febrero de 2018.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar