Monte Grande: una necesidad regional impostergable

Por Ismael Batista sábado 21 de enero, 2017

Para nosotros los del Sur, enmarcado geográficamente en la región Enriquillo, constituida por cuatro provincias, con una población de unos 300,000 habitantes (ONE), de las cuales según el Mapa de la Pobreza en Republica Dominicana, publicado en el 2010 por el Ministerio de Economía Planificación y Desarrollo, tres de ellas, están ubicadas dentro de las cincos provincias del país con mayor índice de pobreza.

Hay pobreza, (ONU) cuando las personas no pueden satisfacer necesidades básicas: alimentación suficiente, agua potable, techo digno, atención sanitaria esencial y educación básica. La extrema pobreza mal vive con 1 a 4 dólares al día.

De acuerdo a los informes del Mapa de la Pobreza en República Dominicana, la región Enriquillo es la que tiene el índice más alto de pobreza en el país, promediando un índice de 71.8 %, que es muy alta

Esto significa que la presa de Monte Grande es una obra necesaria y de gran prioridad para los habitantes de la región y debe serlo también para el Gobierno.

El embalse o el megaproyecto es considerada por los habitantes de la mencionadas provincias una empresa revolucionaria de grandes proporciones porque cambiara radicalmente las condiciones sociales de los pobladores de la empobrecida región del Sur de país y por ende reducirá pobreza como no lo haría otro proyecto contemplado en el área geográfica.

 

Dentro de los beneficios de la preciada obra están en lo inmediato:

La irrigación de 480,000 tareas de tierras fértiles para la producción de considerables variedades rublos agrícolas tanto para el consumo interno como para la exportación, tiene por propósito regular las aguas del rio Yaque del Sur paracontrolar las inundaciones de la parte baja de la cuenca, que tanto daño hace a la agropecuaria, suministro de agua por gravedad al Acueducto Regional Barahona, Bahoruco Independencia y la creaciones miles empleos directos e indirectos

En una segunda etapa y conforme avanza los planes de la obra habrá una Central Hidroeléctrica para la producción de energía limpia a bajo costo.

L a acuífera empresa diseñada con múltiples propósitos comenzó a construirse el 13 de febrero del 2014, con la presencia del presidente Danilo Medina; a cargo del Consocio Monte Grande que dirige la firma brasileña Andrade Gutiérrez con préstamo del Banco Nacional de Desenvolvimiento Económico y Social (BNDES) de Brasil y una contrapartida del Estado dominicano.

El mencionado proyecto ideado para concluir en junio del 2016. Está paralizada por un impasse entre la empresa constructora y el banco que financia la obra. Este contratiempo parece no tener solución en mucho tiempo.

Y la presa de Monte Grande no puede esperar más, puesto que es una obra de carácter vital para el cambio de las condiciones paupérrima de vida que impera en la más empobrecida región de la República Dominicano. Monte Grande debe continuar.

Por lo tanto, y por la premura del paralizado proyecto en construcción, el gobierno debe salir de la encrucijada: o continúa la obra indefinidamente estancada u otear en el firmamento financiero un nuevo préstamo para la terminación de Monte Grande.