Misuri (EE.UU.) ejecuta a un reo por asesinar a una mujer y a sus dos hijos

Por EFE martes 31 de enero, 2017

EL NUEVO DIARIO, Washington.- El estado de Misuri (EEUU) ejecutó hoy a Mark Christeson, un reo de 37 años condenado a muerte por violar y asesinar a una mujer y después matar a sus dos hijos en 1998.

A Christeson, un hombre blanco, lo declararon muerto a las 19.05 hora local (01.05 GMT del miércoles), ocho minutos después de recibir una inyección letal en la prisión de Bonne Terre, informó el Departamento de Correcciones de Misuri.

El 31 de enero de 1998, hace exactamente 19 años, Christeson y su primo Jesse Carter escaparon de la casa de un familiar en la que vivían en el condado de Maries (Misuri) y se dirigieron a la vivienda de una vecina.

Christeson y Carter, de 18 y 17 años respectivamente, tenían la intención de robarle el vehículo a su vecina, Susan Brouk, un Ford Bronco.

Los primos se colaron en la vivienda, amordazaron a los niños -Adrian (12 años) y Kyle (9)- y Christeson violó a Brouk a punta de pistola en la habitación de su hija. "Ya te divertiste, ahora vete", dijo Brouk entonces.

Sin embargo, de acuerdo con confesiones posteriores, Adrian reconoció a Carter y Christeson decidió asesinarlos a todos: "Tenemos que deshacernos de ellos", dijo.

Christeson y Carter obligaron a Brouk y a sus dos hijos a montarse en la parte trasera del Ford Bronco familiar y los condujeron a una poza cercana, donde los ahogaron tras dejarlos malheridos con arma blanca.

Días después, alertados de la desaparición, las autoridades avistaron desde un helicóptero los cuerpos de la familia Brouk flotando en la poza. También hallaron marcas de vehículo que les condujeron a la vivienda del familiar de Christeson y Carter.

Los primos fueron detenidos nueve días después de los asesinatos en California, a donde se habían fugado con el Ford Bronco, una escapada financiada con la venta de objetos que habían saqueado de la vivienda de los Brouk, como el televisor.

Durante el juicio celebrado en 1999, Carter alcanzó un acuerdo con los fiscales y fue condenado a cadena perpetua después de declarar contra su primo Mark, que recibió la pena capital.

Ni el Tribunal Supremo, que había suspendido la ejecución de Christeson en 2014, ni el nuevo gobernador de Misuri, Eric Greitens, mostraron hoy piedad por el preso y permitieron al verdugo suministrarle una inyección letal.

Christeson se convirtió en el cuarto reo ejecutado este año en Estados Unidos y en el 1.446 desde que el Tribunal Supremo restituyó este castigo hace cuatro décadas. Misuri ha ejecutado a 88 de esos presos. EFE