Mis Conceptualizaciones: Donald Trump, una decepción presidencial prevista

Por Pablo Valdez viernes 8 de enero, 2021

El discurso de campaña que enarboló el presidente Trump tanto en la precampaña para su nominación como candidato a la presidencia de la República por el Partido Republicano, como para optar por esa posición en contra del partido demócrata y su candidata, la señora Hillary Clinton, no diciente en lo teórico de lo que ha demostrado en la práctica.

Las ejecutorias del presidente de los Estados Unidos, que  independientemente de sus deseos, deberán concluir el próximo 20 del presente mes de enero, con una ratificación de su desprecio por las decisiones del electorado de la poderosa Nación del Norte y un precedente para la historia de una conspiración liderada desde el entorno del Ejecutivo, cuyo parlante lo dirigió para el logro de una acción en contra de la voluntad popular y desconocedora de la autoridad y el liderazgo del Congreso Norteamericano, que es el poder del Estado representativo constitucionalmente de la voluntad popular.

El presidente Trump, de acuerdo con nuestra percepción, desaprovechó la oportunidad que le presentó la historia, de rectificar su accionar de violencia verbal y de práctica en sus ejecutorias presidenciales, liderando un proceso de transferencia de mando del poder gubernamental, como se estipula en el sistema democrático, cuando la expresión popular decide quienes deben dirigir los destinos de la Nación.

Así como, de accidentado fue el proceso mediante el cual el Señor Trump fue seleccionado para representar el Partido Republicano en las elecciones celebradas en noviembre del 2016, fue de accidentado el proceso mediante el que fue electo presidente de la República y los cuatro años en que se mantuvo dirigiendo los destinos de los Estados Unidos.

Es lamentable el desconocimiento del presidente Trump, a la condición humana y a la autoridad que por decisión del electorado de los Estados Unidos, tiene el Congreso de la Nación, pero más lamentables han sido las victimas que a consecuencia de la actitud descontrolada de Donald Trump, surgieron del movimiento subversivo que invadió las instalaciones del Congreso y la agresión al poder del Estado responsable de legislar en la creación de normativas regulatorias de la conducción gubernamental.

Si algún merito tiene el presidente Trump, es haber demostrado desde que comenzó su carrera por la presidencia de su país, que no tiene límites en la búsqueda de sus objetivos y que siempre se ha colocado de espalda a la voluntad popular, perdiendo de vista, que la correlación de fuerzas en la política norteamericana, mide los beneficios de Estado para establecer la conveniencia en las decisiones que se toman, independiente de los intereses partidarios.

Al final, es digno de reconocimiento la actitud del presidente electo el señor Joe Biden, que ante el caos que lideró el presidente saliente, adoptó y ha mantenido una actitud de ecuanimidad que demuestra sus capacidades para reaccionar ante las dificultades, como un hombre de Estado que mide las consecuencias de lo que dice y de lo que hace, lo que augura un porvenir promisorio para los Estados Unidos y una contribución efectiva en la necesaria armonía universal, en estos momentos de grandes dificultades económicas y sanitarias de toda la humanidad.

 

Comenta