Ministerio de la Vivienda Hábitat y Edificaciones: Clave para la solución definitiva del déficit habitacional

Por Joan Feliz

Es común en los países más desarrollados ver que toda actividad relacionada con edificaciones y construcción de vivienda por parte del Estado es administrada por un mismo ministerio que comúnmente recibe el nombre de Ministerio de la Vivienda.

A raíz de esto y dando cumplimiento a una de sus promesas de campaña, la actual administración de la República Dominicana encabezada por el presidente Luis Abinader, enviaron al Congreso Nacional un proyecto de ley que crea el Ministerio de Vivienda Edificaciones y Hábitat.

Este proyecto de ley podría darle respuesta a una deuda social que ha tenido el gobierno dominicano durante años con la ciudadanía. De ser aprobado dicho proyecto tal cual está redactado, su sola aplicación significaría una reducción importante en la burocracia de muchos de los procesos que afectan al ciudadano relacionados con titulación, tramitación, adquisición y denominación de viviendas de todo tipo.

El proyecto de ley que crea el Ministerio de Vivienda Hábitat y Edificaciones tiene como objetivo unificar varias instituciones del gobierno que funcionan de manera individual, pero con fines muy similares como es el caso del instituto Nacional de la vivienda (INVI), la oficina supervisora de obras del estado (OISOE) y el instituto de auxilio a la vivienda (INAVI).

Una vez logrado este objetivo esta nueva entidad se enfocaría en contribuir en la solución definitiva, eficiente y humana qué tiene el país en materia de viviendas y hacinamientos humanos.

El Objeto de la ley de acuerdo al artículo 5 del Mivhed (como sería abreviado) será el órgano del gobierno encargado de establecer las políticas, principios, programas, planificación y diseño de estrategias e instrumentos en materia de vivienda, hábitat, asentamientos humanos, construcción y reconstrucción de edificios del Estado Dominicano.

Como misión principal tendría la de fomentar  y ejecutar  la construcción de todo tipo de viviendas y edificaciones públicas, entre ellas las edificaciones hospitalarias, escuelas universidades  entre otras.

Con estas características este Ministerio podría ser la primera respuesta a los principales problemas que enfrenta la República Dominicana en materia de vivienda. La nueva institución elaboraría políticas para enfrentar el déficit cuantitativo y cualitativo de viviendas del país; además se fomentarían nuevos planes de viviendas y se reduciría la burocracia, lo que permitiría acceder a los mismos, pues la misma ley declara prioridad  nacional la reducción del déficit habitacional, ya sea en ámbitos urbanos y en ámbitos rurales.

Igualmente, saldrían beneficiados los pequeños y medianos desarrolladores, pues esta fusión de instituciones agilizaría y haría eficiente el proceso de tramitación de los proyectos, lo que pondría final a la mala costumbre de con proyectos de 8 o de 12 apartamentos, los cuales son relativamente pequeños, se tenga que esperar 8 y 9 meses solamente en la fase de tramitación, culpa de la gran burocracia estatal.

Una vez entrado en funcionamiento este Ministerio podría convertirse en el primer paso para la solución definitiva de los problemas de viviendas de la República Dominicana, beneficiando tanto a compradores, vendedores, desarrolladores, inversionistas, y sobre todo, beneficiando al mismo Estado Dominicano que por fin dejara atrás la tediosa burocracia que frena el desarrollo inmobiliario.

 

Por Joan Feliz

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar