Ministerio de la Mujer dispone dar asistencia psicológica afectados explosión

Por El Nuevo Diario viernes 7 de diciembre, 2018

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- La ministra de la Mujer, Janet Camilo, dispuso que todos los psicólogos de la cartera acudan y asistan a los afectados por la explosión ocurrida el miércoles en la fábrica de plásticos Polyplas, la cual causó muertes, personas desaparecidas, heridos y considerables daños materiales.

La disposición busca que los familiares de las víctimas reciban asistencia emocional y psicológica en los difíciles momentos que viven, tras la tragedia acaecida en Polyplas y sus alrededores. Así lo explicó Camilo, quien dijo sentirse sensibilizada por los traumas que casos como esos provocan en las personas afectadas. La funcionaria se solidarizó con los afectados y expresó la importancia de asistirlos con el propósito de que sobrelleven la situación, mientras las autoridades continúan la búsqueda de personas y remueven los escombros.

Según los psicólogos del ministerio, en cada portal encuentran una historia nueva, con relatos de cómo sucedieron las cosas y señalando que esa fábrica era el sostén de muchas familias del barrio. En tal sentido, un adolescente hacía como que revisaba su celular en la galería, rodeado de varios amigos. Sus ojos se anegaron de lágrimas cuando relató que su padre, tras casi 20 años trabajando en Polyplas, no aparecía y él temía lo peor, pues le habían dicho que había dos cuerpos cuya identificación se hacía complicada.

En tanto, una envejeciente sentada en una silla peleaba contra la fábrica, contra el jefe de seguridad, contra los dueños, blandiendo con ira su bastón en el aire y mostrando su mano herida, pues hacía un rato le había caído una lámpara encima. “Un día después viene esa lámpara a caerse y mire cómo tengo esa mano. Y ese encargado de seguridad diciendo que tenían todo controlado”, expresó.

La señora no quería hablar con nadie, pero la encargada del Departamento de Prevención de Violencia contra la Mujer e Intrafamiliar, Natividad López, se le acercó, la consoló, le habló y, ya calmada, la señora escuchó los consejos.

“No nos dejen solos. Este barrio tiene mucho dolor. Esta tragedia es demasiado grande”, pidió una joven mujer, a quien las psicólogas y abogadas prometieron volver a brindarles palabras de aliento y consejos de resiliencia.

 

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar