829-917-7231 | 809-866-3480

Milton Romani: La mayor amenaza en el mundo es una droga llamada xenofobia

Por EFE Lunes 23 de Enero, 2017

EL NUEVO DIARIO, México, (EFE).- La mayor amenaza en el mundo actualmente "es una droga que se llama xenofobia, racismo y lo que yo llamo muralismo", declaró Milton Romani Gerner, exsecretario de la Junta Nacional de Drogas de Uruguay, durante una visita a México.

"Es una droga terrible, es una amenaza para América Latina y no solamente para México", dijo Romani a Efe, en una alusión al nuevo Gobierno estadounidense encabezado por Donald Trump, quien en su campaña prometió erigir un muro en la frontera con México y hacer que el país latinoamericano lo pague.

Romani fue invitado por la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México para los diálogos internacionales para la implementación de las recomendaciones de la Sesión Extraordinaria de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre Drogas 2016.

El viernes participó en la Ciudad de México en un foro sobre la legalización de la marihuana titulado "California Gold", organizado por la asociación civil México Unido Contra la Delincuencia.

"Lo quiero decir así porque estoy en México y estoy ofendido por algunas declaraciones que son una amenaza política y una incertidumbre que se genera en torno a este tema como a otros", dijo el también exrepresentante permanente de Uruguay ante la Organización de Estados Americanos.

Romani, considerado pionero de la política de descriminalización del uso de la marihuana en su país y quien en su momento fue descrito como el "zar" de la política sobre drogas uruguaya, dijo ser respetuoso "de los procesos nacionales de los distintos Estados; todos tienen su tiempo, sus mecanismos institucionales".

"Lo único que puedo decir es que toda medida que avanza sobre la modificación total o parcial de un sistema prohibicionista y de una regulación que hasta ahora ha sido a partir de la represión, es positiva", sostuvo.

Explicó que de esa forma se le da oportunidad "a un nuevo mecanismo de regulación y se avanza sobre el respeto de derechos y garantías, que es uno de los mayores pecados que han cometido las políticas de drogas, en México y en el mundo".

De acuerdo con el experto, "consumir drogas, cuando no hago daños a terceros, es un derecho humano de la misma manera que lo es tener acceso a que drogas como los opiáceos para calmar el dolor y para mitigar las situaciones muchas veces muy dramáticas que por culpa del sistema prohibicionista está privada el 85 % de la humanidad".

Al preguntársele cuáles son las razones por las que prevalece el modelo restrictivo replicó que "son 100 años de prohibicionismo, y debe haber seguramente intereses en que no cambie".

"La marihuana, como las drogas de curso ilícito, pertenece a la dinámica de una economía de mercado ilícito, donde existen intereses no solo del crimen organizado sino de esquemas corruptos, de agencias de presión que tienen intereses en el mantenimiento del enfoque de guerra", abundó.

Romani citó también "lo que un gran amigo, Francisco Thoumi, que hoy integra la JIFE (Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes) llama ‘mentes rígidas’".

"Es muy difícil demoler un sistema que se ha levantado sobre las bases del puritanismo y el moralismo y no sobre las bases de salud pública, los derechos y el desarrollo humanos. Hay mitos, leyendas, prejuicios que están instalados y no tienen ningún sustento científico moderno. Además de una batalla política es una batalla cultural", manifestó.

Asimismo, señaló que "hay una evidencia que además pertenece incluso a una lógica de los mecanismos que hoy en día se están dando en los sistemas capitalistas".

"La OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) ha salido muy fuerte a hacer un control del flujo de activos. La última crisis de 2008 demostró que la fuga de capitales que se da a partir de la transgresión del impuesto o a través del lavado de activos genera distorsiones en el mercado financiero que nos pueden generar crisis", apuntó.

Por ello consideró inevitable avanzar "hacia la regulación de mercados, sea de sustancias psicotrópicas, de alcohol, tabaco, o de movimiento de activos, porque el mercado libre en manos de las organizaciones criminales es una locura que nadie puede sostener en estos momentos".

"Debemos pasar a un régimen de regulación, control, fiscalización de drogas que sea de otra manera y tenga una pretensión holística, que incorpore otras temáticas vinculadas a la droga", puntualizó. EFE

Por Isabel Reviejo