Migración irregular y el interés nacional en RD

Por Carolina Ramirez Herrera jueves 7 de diciembre, 2017

Con cierta frecuencia se habla de los Campos del Poder Nacional, como la expresión integrada de todos los medios y recursos de los que dispone una nación para promover y alcanzar el logro de sus objetivos nacionales, tanto en el ámbito interno como en el contexto internacional. Una importante cantidad de tratadistas han coincidido en dividir los Campos del poder Nacional en: político, económico, social y militar.

 Sin embargo, este artículo se concentra en analizar el desafío de la regulación migratoria en República Dominicana, en función otra clasificación de estas capacidades nacionales, que son fundamentales para la planificación y ejecución de políticas domésticas y externas, en función de intereses nacionales preestablecidos, de forma tal que sean alcanzados los objetivos nacionales. Esta nueva clasificación los denomina Elementos del Poder Nacional y los subdivide en: demográfico, geográfico, económico, científico-tecnológico, histórico-psicológico-sociológico, organizativo-administrativo y militar.

 

Desde el enfoque sociológico de Max Weber, el “poder es entendido como aquella oportunidad o posibilidad que existe en una relación social, en donde un individuo deliberadamente influye en el comportamiento de otros, en una dirección prevista, para lograr cumplir su propia voluntad. Mientras que, el concepto “poder nacional” implica el conjunto integrado por todos aquellos componentes que permiten a un país determinado, la utilización de sus capacidades nacionales para planificar y ejecutar políticas públicas internas y externas, en función de intereses nacionales preestablecidos, de forma tal que sean alcanzados los objetivos nacionales.

 

Es importante tener en cuenta que el concepto poder nacional no está referido a los niveles de constitucionalidad y legalidad operativa en el contexto doméstico de un país, puesto que eso concierne a los poderes públicos, es decir, a aquellos órganos e instituciones del Estado a quienes corresponde, en su dimensión coactiva, el monopolio legítimo de la violencia. El poder nacional implica una combinación de todas las capacidades estatales, ya sea en términos políticos, económico-financieros, tecnológico-industriales, comerciales y militares, así como, los mecanismos mediante los cuales esta combinación es expresada, en el entorno interno y externo del país.

 

Comenta