Mi plan contra la basura

Por Luis Brito

(Esto lo plasmé hace ya más de siete años. Porque a través del tiempo no ha perdido vigencia, lo quiero hacer público ahora).

OBJETIVOS:

1-Procurar un país real y verdaderamente limpio de palmo a palmo, hasta el más recóndito lugar del territorio nacional.

2-Eliminar focos de contaminación que se generan a nivel nacional a través de la acumulación de basuras y desperdicios.

3-Crear las condiciones adecuadas para prevenir la propagación de los diferentes tipos de enfermedades infecto-contagiosas, que encuentran su origen en la basura acumulada.

4-Eliminar los criaderos de hongos, larvas, insectos, gérmenes, bacterias, agentes patógenos y otros microorganismos causantes de enfermedades e infecciones que pueden diezmar a una población completa.

5-Erradicar los sitios insalubres diseminados en toda la geografía nacional por los desechos y desperdicios que luego entran en descomposición.

6-Acabar de una vez y por todas con la acumulación de basura en los hogares, escuelas, terrenos baldíos, calles, avenidas y carreteras, drenajes y demás tiraderos.

7-Evitar enfermedades del tipo gastrointestinales como infecciones de estómago e intestinos, amibiasis, cólera, salmonelosis, diarrea, tifoidea, enfermedades respiratorias, entre otras.

8-Combatir la contaminación del medio ambiente, protegiendo y preservando especialmente las circunstancias de vida de las personas y todos los seres vivos, por igual el  agua, el suelo y el aire.

EL PLAN:

Consiste en establecer una gran estructura a nivel nacional que adquirirá y procesará toda la basura que comprará a un precio que sea razonable para ambas partes, el vendedor y el comprador.

Involucrar a todos los ciudadanos y ciudadanas de provincias, municipios, distritos municipales, secciones y parajes, interesados, primero, en aportar para los objetivos de este plan, y después que les interese obtener ingresos económicos.

El concepto de “precio razonable” se explica en que el vendedor no deberá pretender una paga lucrativa por una labor que irá en su propio beneficio y de su entorno (aseo, limpieza e higienización), y por igual, el comprador debe cuidar que la paga, además de que cubra los gastos en que va a incurrir el ciudadano (a) en el proceso de recogida y traslado de la basura, que también le proporcione alguna ganancia.

El pago deberá resultar atractivo para un inmenso número de personas desocupadas o desempleadas en el país, quienes tendrán una valiosa oportunidad para ocupar su tiempo, contribuir a la salubridad y al medio ambiente, y por si fuera poco, ganar dinero para cubrir algunas de sus necesidades.

Este plan y sus características o ventajas está supuesto a motivar y entusiasmar a cientos o miles de personas a nivel nacional que desde sectores, barrios, municipios y comunidades pequeñas comenzarían a constituir micro empresas exclusivamente para la recogida, tratamiento, traslado y venta de basura.

El comprador establecerá en todo el país lugares o puntos estratégicos de almacenamiento, clasificación y procesamiento de basura.

En estos puntos la basura o desperdicios deberán clasificarse, separándose la orgánica de la inorgánica para las utilidades correspondientes de una y otra.

Sabiéndose que la basura o desperdicios orgánicos es todo desecho de origen biológico, que alguna vez estuvo vivo o fue parte de un ser vivo (hojas, ramas, cáscaras y semillas de frutas, huesos y sobras de animales, etc.) deberá ser destinadas los diferentes usos de los que se obtendrán beneficios.

Pero también, conociendo que la basura inorgánica es aquella de origen no biológico, es decir, de origen industrial o algún otro proceso no natural, como plástico, telas sintéticas, etc., será extinguida, quemada.

Igual destino que esta última deberán tomar los desechos peligrosos, como material médico infeccioso, radiactivo, ácidos y sustancias químicas corrosivas, etc.

La basura será comprada pesada y el precio por libra será establecido o determinado mediante un estudio previo que se realizará para tales fines entre expertos de mercados y valores. Su destino obviamente será el reciclaje, área en la que República Dominicana está avanzando.

LA PLATAFORMA:

El Gobierno Central tomará la iniciativa y asociará a la misma a las diferentes alcaldías y las juntas de distritos municipales de todo el país, quienes a su vez deberán involucrar a las juntas de vecinos de sus localidades.

El aporte de los recursos para la operación y funcionamiento del plan lo harán, de manera proporcional, el propio Gobierno Central y los ayuntamientos. Operará un fondo especial para ello.

El Poder Ejecutivo designará a un Coordinador General del Plan que tendrá su sede en el Distrito Nacional o la provincia Santo Domingo, mientras que habrá coordinadores provinciales y municipales, nombrados y regenteados por los respectivos ayuntamientos.

 

RESULTADOS:

Tendremos los parajes, secciones, distritos municipales, municipios, provincias, y todo un país limpio, higiénico y libre de contaminación por causa de basuras y desperdicios.

Será garantía de vida y salud para todos los habitantes de esta nación.

También sumará una acción más en la activación y dinamización de la economía nacional.

Permitirá al Gobierno y a los ayuntamientos reinvertir los recursos que el Estado dominicano se gasta empleando a personas que no rinden ninguna función pública, que en el peor de los casos cobran sin trabajar y sin acudir a rendir una labor a las oficinas gubernamentales (nos referimos a las denominadas botellas).

AUTORÍA: LUIS BRITO JEREZ

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar