México cree que “diferencias” con EEUU no deben impedir alianza con América Central

Por EFE jueves 15 de junio, 2017

EL NUEVO DIARIO, Miami.- El canciller de México, Luis Videgaray, consideró este jueves que las “diferencias” que tiene con el Gobierno de Donald Trump en “grandes” temas, como inmigración, no deben impedir la colaboración en el desarrollo de los países de Centroamérica.

“Lo importante es que puede haber diferencias en temas importantes, pero también estamos de acuerdo en cosas importantes”, subrayó Videgaray en una rueda de prensa al término del primer día de la conferencia económica y de seguridad sobre Centroamérica que se celebra estos días en Miami.

“Creo que una de las grandes cosas de esta conferencia es que podemos tener una o dos diferencias muy grandes, pero podemos estar de acuerdo en los objetivos”, añadió.

Tillerson aseguró que desde la llegada al poder de Trump, el pasado 20 de enero, el Gobierno de México ha tratado de trabajar siempre de una manera “constructiva”.

“Necesitamos trabajar juntos y eso es parte de la conversación”, manifestó Videgaray, quien compareció con su homólogo estadounidense, Rex Tillerson, y con los presidentes de Honduras, Juan Orlando Hernández; Guatemala, Jimmy Morales, y el vicepresidente de El Salvador, Óscar Ortiz.

El canciller mexicano aseguró que la inmigración proveniente de Centroamérica se está reduciendo, aunque reconoció que desconoce si las tendencias actuales se convertirán en una tendencia duradera.

Los eventos y reuniones del día de hoy estuvieron organizados por el Departamento de Estado y giraron en torno a la idea de “prosperidad”, con la intención de buscar inversiones privadas para mejorar las condiciones económicas de la región.

Mañana, el foco estará puesto en la seguridad, en especial en su fortalecimiento en zonas fronterizas y en el combate al narcotráfico.

La cumbre se desarrolla en el marco del Plan para la Alianza de Prosperidad para el Triángulo Norte de Centroamérica, implementado desde 2014 por Honduras, Guatemala y El Salvador, y respaldado por fondos de Estados Unidos. EFE