Mesa Diálogo pide al Estado dar respuesta a temas de interés población

Por El Nuevo Diario jueves 17 de agosto, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- La comunidad evangélica de la República Dominicana, representada en la Mesa Diálogo y Representación Cristiana, expresó su apoyo a la lucha contra la corrupción e impunidad, y llama a los cristianos a sumarse a los procesos que buscan castigar a quienes incurren en esos actos.

El reverendo Manuel Estrella, presidente de esa entidad, considera que es imposible que el país avance en niveles de justicia, desarrollo, prosperidad e institucionalidad, mientras los recursos que deben ser destinados a satisfacer necesidades sociales sean desviados en manos de particulares que exhiben sus riquezas sin ningún pudor.

“Damos todo nuestro apoyo a la lucha contra la corrupción y la impunidad que se libra en distintas esferas de la sociedad civil y del propio gobierno.

En ese orden, “Pedimos a los cristianos mantenerse orando, denunciando, apoyando los procesos que busquen auténticamente el castigo a quienes incurren en estos actos tanto en el ámbito público como privado, hasta ver logrado el sueño de quitarnos la vergüenza de ser una Nación en que impera la corrupción y la impunidad”, sostuvo el líder religioso.

Además de la lucha contra la corrupción y la impunidad, el reverendo enumeró los principales temas que preocupan a los líderes y entidades que convergen en la Mesa del Dialogo, son la Violencia, delincuencia e inseguridad ciudadana, inmigración, democracia e institucionalidad.

En tal sentido, el reverendo Estrella, hace un llamado a las autoridades para que redoblen sus esfuerzos en su deber de protección de la ciudadanía y a que se establezca una cultura de paz desde los hogares, las escuelas, las iglesias, a través de la armonía y el respeto a los derechos ajenos.

“La violencia y delincuencia constituyen pecado contra Dios y contra el prójimo. Los más recientes hechos acaecidos en nuestro país muestran un indetenible y preocupante incremento de estos fenómenos que afectan a los más débiles con mayor intensidad”.

Con relación al incremento de inmigrantes en estatus ilegal, reclaman de las autoridades ofrecer un trato apegado a los Derechos Humanos y a las leyes vigentes en esa materia al momento de dotarlos de la documentación correspondiente; así como un mayor control de los puntos fronterizos y aeropuertos a los fines de limitar la entrada a aquellos que puedan hacerlo de forma legal.

La Mesa del Diálogo considera que la institucionalidad y el orden democrático alcanzado hasta ahora en la Nación no deben involucionar ni estancarse; por lo que demandan la aprobación de la esperada Ley de Partidos Políticos que garantice la democracia interna en esas organizaciones y permitan que esas entidades se conviertan en verdaderos agentes de cambios sociales, no en franquicias que perpetúen privilegios.

“Queremos hacer un llamado a la atención de todos los poderes del Estado para que atiendan el sentir de la ciudadanía en estos temas y den respuestas satisfactorias que contribuyan al buen vivir en un contexto de justicia y esperanza”, enfatizó Estrella.

“Exhortamos e invitamos al pueblo de Dios a mantenerse vigilante, en la proclamación del sacrosanto evangelio de Jesucristo y en oración permanente por las autoridades para que la misericordia y gracia del Señor nos permitan avanzar como nación y vivir quieta y reposadamente”, puntualizó el reverendo.

Además del pastor Estrella, el Consejo de la Mesa de Diálogo está integrado por los reverendos Braulio Portes, Nersido Borg y Raffy Paz. También, por los obispos Julio Cesar Holguin y Cecilio Osoria; junto a los licenciados Lorenzo Mota King, Cesarina Fabian y Carmen Checo.

En su Carta Pastoral a la Nación, los representantes cristianos plantean:

La Mesa de Diálogo y Representación Cristiana expresa por este medio a toda la nación su preocupación por los siguientes temas de interés nacional que constituyen también constante motivo de oración y acción para todos los cristianos en nuestro país:

Combate a la Corrupción
Damos todo nuestro apoyo a la lucha contra la corrupción y la impunidad que se libra en distintas esferas de la sociedad civil y del propio gobierno.

Violencia, delincuencia e inseguridad ciudadana

La violencia y delincuencia constituyen pecado contra Dios y contra el prójimo. Los más recientes hechos acaecidos en nuestro país muestran un indetenible y preocupante incremento de estos fenómenos que afectan a los más débiles con mayor fuerza.
Reiteramos nuestro llamado a las autoridades para que redoblen sus esfuerzos en su deber de protección de la ciudadanía. De igual manera apelamos a que estos males sean combatidos en los hogares, las escuelas, las iglesias, a fin de crear una cultura de paz y un clima de seguridad, armonía y respeto a los derechos ajenos.

Inmigración
Ante el creciente incremento de inmigrantes que llegan a nuestro territorio, inclusive muchos de estos sin documentación, solicitamos a las autoridades proceder aplicar las leyes vigentes en la materia, pero dándole un trato apegado a los Derechos Humanos, y procurar dotar a los mismos de la documentación correspondiente.

Piden mayor control de los puntos fronterizos a los fines de permitir la entrada solo a aquellos que puedan hacerlo de manera legal.

Democracia e institucionalidad

La institucionalidad y el orden democrático alcanzado hasta ahora en nuestra nación no deben involucionar ni estancarse.
Demandan la aprobación de la esperada Ley sobre Partidos Políticos que garantice democracia interna en esas organizaciones y permita que esas entidades se conviertan en verdaderos agentes de cambios sociales, no en franquicias que perpetúen privilegios.

Desde la Mesa Diálogo hacemos un llamado a todos los poderes del Estado para que atiendan el sentir de la ciudadanía en estos temas y den respuestas satisfactorias que contribuyan al buen vivir en un contexto de justicia y esperanza.

Llamamos al pueblo de Dios a mantenerse vigilante, en la proclamación del sacrosanto evangelio de Jesucristo y en oración permanente por las autoridades para que la misericordia y gracia del Señor nos permitan avanzar como nación y vivir quieta y reposadamente.

La Mesa Diálogo y Representación Cristiana reitera su disposición de integrarse a cualquier iniciativa de las autoridades, o cualquier otro sector, encaminada a trabajar en procura de la solución definitiva de estos graves males que perturban la vida de nuestro pueblo.