Medicina personalizada ofrece oportunidades y retos a sistemas de salud

Por EFE jueves 12 de septiembre, 2019

EL NUEVO DIARIO, Bogotá.- El uso en América Latina de la medicina personalizada, o aquella que se basa en la huella genética de cada persona, tiene una amplia gama de oportunidades pero también grandes retos a los que se enfrentan los sistemas de salud de la región, según coincidieron este jueves varios especialistas.

“La medicina personalizada puede ayudar a mejorar la eficacia y seguridad de los tratamientos, por eso es fundamental impulsarla en Latinoamérica”, señaló a Efe Alan Lovell, miembro de The Economist Intelligence Unit.

El especialista, que participó en el congreso ISPOR América Latina 2019, señaló que la región aún tiene fuertes retrasos en la implementación de este tipo de medicina debido, en gran parte, a que todavía no se suele medir el valor que tiene.

“Existen organizaciones de salud en todos los países, registros, pero no se tienen mucha experiencia para evaluar los alcances de la medicina personalizada”, estimó Lovell.

Actualmente, dijo, los perfiles genómicos son pieza fundamental para tener un mayor conocimiento del paciente, principalmente en enfermedades como cáncer.

Pero en la región solo países como Brasil o Perú mencionan el tema de la genética como una herramienta para la prevención del cáncer.

Este tipo de medicina, dijo Sinead Briscoe, líder de transformación de Pharma International de Roche Foundation Medicine, tiene importantes beneficios no solo para el paciente sino para los sistemas de salud.

“Sin duda, esto vuelve a los sistemas de salud más efectivos, ya que se pueden basar en evidencia que determine lo que le funciona a un paciente o no y tomar mejores decisiones”, destacó la experta.

Este tipo de medicina, explicaron los especialistas, funciona en las áreas de prevención, detección, diagnóstico, tratamiento y sostenibilidad.

Ello incide en que se mejore la comprensión de los tipos de enfermedades, se identifiquen los riesgos de un paciente a padecer una enfermedad y se haga un diagnóstico más preciso.

Ayuda además a que se dé el tratamiento más adecuado al paciente y facilite el proceso de aprobación de medicamentos innovadores.

Uno de los pilares fundamentales de este tipo de medicina son los perfiles genómicos de la población, lo cual representa un reto importante para los sistemas de salud latinoamericanos debido a la baja inversión en salud que hacen.

Gracias a ello, se ha podido saber que existen 250 tipos de cáncer diferentes, que hay 350 genes que contribuyen al desarrollo del cáncer y que en cáncer de pulmón, por ejemplo, se presentan cerca de 100.000 mutaciones.

“Sin embargo, debe ser visto esto como un costo-beneficio, porque el perfilamiento genético no solo sirve para saber qué funciona, sino también lo que no, y eso representa ahorro”, abundó Briscoe.

Para Ricardo Bacin, líder de acceso de Pharma International Roche Foundation Medicine, el principal beneficiado de esto es el paciente.

“En Brasil sabemos que el tercer mayor costo en atención a pacientes es por toxicidad de los tratamientos por tener el equivocado. Con medicina personalizada esto no pasaría”, afirmó.

No obstante, la medicina personalizada, consideró Bacin, enfrenta barreras como la resistencia de los médicos de cambiar sus prácticas clínicas y el acceso a los medicamentos.

“Creo que tenemos muchas oportunidades para crear una política de medicina personalizada”, dijo.

Destacó que actualmente se estima que hay un 10 % de pacientes que no tienen una opción de tratamiento y los oncólogos están buscando alternativas porque los costos de los tratamientos están incrementando.

“Tenemos que conocer mejor la enfermedad, entender las mutaciones y darle opciones al paciente que sí funcionen. Necesitamos utilizar mejor los recursos que tenemos”, expresó.

Finalmente, Briscoe señaló que este tipo de medicina puede ser sostenible en América Latina si se inicia en un área pequeña donde se puedan ver resultados y que se escoja el socio adecuado para implementarla.

Además, comentó que es necesaria la voluntad política para que se apoye e impulse la regulación de tratamientos innovadores, que no haya barreras.

“Esto no solo nos beneficiará hoy sino en el futuro”, finalizó.

Anuncios