May intenta frenar los avances independentistas antes de activar el “brexit”

Por El Nuevo Diario viernes 17 de marzo, 2017

EL NUEVO DIARIO, LONDRES.- La primera ministra británica, Theresa May, recuperó hoy la retórica dura para intentar frenar los avances de los independentistas escoceses antes de activar "en las próximas dos semanas" la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Durante el congreso de primavera del Partido Conservador en Gales, May defendió la necesidad de afrontar la negociación con Bruselas como "un país unido" y acusó al partido SNP, gobernante en Escocia, de querer aprovechar el "brexit" para forzar un segundo referéndum de independencia.

La líder "tory" reprochó al partido de la ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon, esgrimir un nacionalismo "divisorio y obsesivo" y perseguir con "visión de túnel" el que, según ella, es su único objetivo, convocar otra consulta, tras la que perdieron en 2014.

"Está claro que utilizar el pretexto del ‘brexit’ para fabricar un segundo referéndum ha sido el único objetivo del SNP desde el pasado junio", cuando se organizó la consulta sobre la UE en el Reino Unido, manifestó.

"El hecho de que más votantes escoceses apoyaran la permanencia de Escocia en el Reino Unido en (el referéndum de) 2014 que los que respaldaron la permanencia en la UE en el de 2016, y que casi medio millón de independentistas secundaran el ‘brexit’ el año pasado, no parece contar para nada", afirmó May.

La jefa del Gobierno, que accedió al poder tras la consulta británica del 23 de junio sin pasar por las urnas, sostuvo que es clave que su Gobierno alcance un "acuerdo adecuado" con la Comisión Europea que favorezca a todo el país.

"Solo podemos conseguir ese acuerdo si estamos unidos, como un solo Reino Unido, todos esforzándonos para lograr el mejor resultado", subrayó.

May lanzó su mensaje unitario después de haber rechazado la idea de Sturgeon de celebrar un segundo referéndum sobre la independencia de Escocia entre otoño de 2018 y primavera de 2019, cuando se supone que ya se conocerán los términos del "brexit".

La líder conservadora aseveró ayer que este "no es el momento" de convocar tal consulta, cuando el Reino Unido se dispone a activar el "brexit", y hoy argumentó que el Gobierno escocés quiere "obligarla" a aceptar el plebiscito, algo a lo que, en su opinión, "ningún Gobierno razonable accedería".

Antes de la intervención de May, el vicelíder del Partido Nacionalista Escocés (SNP), Angus Robertson, dijo en el congreso de su formación que "no cabe ninguna duda" de que Escocia celebrará un segundo referéndum de independencia, a pesar de que May ya ha rechazado esta opción.

El diputado y portavoz del SNP en la Cámara de los Comunes declaró que sería "antidemocrático y totalmente inaceptable" si el Gobierno de Londres denegara la petición del Parlamento de Edimburgo para organizar la votación, que previsiblemente se aprobará el próximo miércoles.

El pasado lunes, Sturgeon anunció que promovería legislación para convocar un segundo referéndum en 2018 o 2019 por desacuerdos con el Ejecutivo de Londres sobre los términos del "brexit", al que se opone la región escocesa.

Se prevé que presente el martes una moción al Parlamento autónomo para que le autorice a obtener del Gobierno nacional una orden bajo la sección 30 de la Ley de Escocia, a fin de que el Legislativo escocés pueda regular sobre el referéndum.

Se calcula que esa moción se aprobará al día siguiente con los votos del SNP y el Partido Verde, tras lo cual Londres deberá decidir si promulga o no esa orden y en qué términos.

Si May se opone, los independentistas podrían decidir acudir al Tribunal Supremo, máxima instancia judicial británica, para establecer quién tiene competencia legal.