Masalles califica a la CIDH como un circo en relación a la muerte de Esperancita

Por Freddy Medrano jueves 20 de diciembre, 2018

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- El obispo de la Diócesis de Baní, monseñor Víctor Masalles, calificó este jueves a la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) como un circo en relación con el fallecimiento de la joven Rosaura Almonte, conocida como Esperancita, a quien le diagnosticaron que tenía leucemia y al mismo tiempo que estaba embarazada.

La CIDH tramitó al Estado dominicano la petición de Rosaura Hernández, madre de la joven para que se esclarezcan los hechos que rodearon la muerte de su hija, se juzgue a los responsables y se establezcan correctivos para asegurar que no se repitan casos como este.

Masalles dijo, a través de su cuenta oficial de Twitter, que “ahí vienen a mentir sobre un caso en el que se basan en una auténtica mentira”.

El religioso definió el caso de la joven como una “manipulación ideológica burda”.

“La verdad está ahí, pero la Ideología de género quiere entrar el caso de nuevo”, precisó.

Masalles reiteró que la CIDH es “un verdadero circo”.

Rosaura Almonte, conocida públicamente como “Esperancita”, tenía 16 años cuando le diagnosticaron una leucemia y al mismo tiempo le informaron que tenía un embarazo de siete semanas.

Aunque necesitaba quimioterapia para luchar por su vida, no se la iniciaron a tiempo porque priorizaron el embarazo. Después de mes y medio internada en un hospital de Santo Domingo, murió en agosto de 2012 por falta de tratamiento médico oportuno y adecuado.

Tras la muerte de Rosaura, su madre inició varios procesos legales en el país que no fueron resueltos satisfactoriamente, por lo cual en agosto de 2017 acudió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos- CIDH.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar