Más de mil manifestantes exigen a Netanyahu “que se vaya a casa”

Por EFE viernes 16 de febrero, 2018

EL NUEVO DIARIO, TEL AVIV.- Más de mil manifestantes exigieron hoy en Tel Aviv la dimisión del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en la primera protesta después de que la Policía recomendara, a principios de la semana, acusarlo por aceptación y solicitud de soborno, fraude y ruptura de confianza.

“¡A casa!”, “ni izquierda, ni derecha, ¡recto!” y “riqueza, gobierno, ¡mafiosos!” eran algunos de los lemas que los manifestantes profirieron este mediodía en la plaza de Habima de Tel Aviv.

“El pueblo quiere justicia social y judicial, y por eso estamos aquí, y así llevamos meses manifestándonos puntualmente, para hacerle entender al primer ministro que Israel no es suyo, sino de los ciudadanos”, dijo a Efe Regina Ari, asidua a las convocatorias anticorrupción.

Hace 64 sábados que las protestas contra la corrupción se realizan de modo consecutivo y en esta ocasión, la número 65, se ha adelantado al viernes.

La convocada para mañana tendrá lugar frente a la casa del fiscal general del Estado, Avijai Mandelbilt, sobre quien recae la responsabilidad de incriminar formalmente a Netanyahu o no hacerlo.

El excomisario de la Policía Asaf Hefetz, antiguo partidario del primer ministro, también estuvo presente en la protesta. “No me puedo imaginar a ningún otro cargo público continuando con sus deberes bajo estas circunstancias (…) Bibi (como se conoce a Netanyahu) debe dimitir”, dijo a los participantes.

La conocida escritora Dorit Rabinyan también tomó la palabra y criticó al mandatario: “el contenido que promueve el liderazgo israelí está cargado de ansiedad, de discurso del miedo y de la sombra de prácticas sospechosas”.

“Su memoria histórica, su visión y las cosas que les importan verdaderamente existen de forma precaria en el estrecho espacio que hay entre las dos investigaciones del fiscal general”, añadió.

En una nueva encuesta publicada hoy por el periódico Maariv, casi un 60% de ciudadanos estima que la capacidad de gobierno de Netanyahu se ha visto dañada por las investigaciones judiciales en las que está involucrado, mientras un 48% opina que es corrupto o un poco corrupto y un 41%, que no lo es en absoluto o casi nada.

Netanyahu es sospechoso de haber tratado de conseguir una cobertura favorable por parte de un diario a cambio de dañar la distribución de un periódico rival y de haber pedido y aceptado sobornos, fraude y ruptura de la confianza, en un caso que involucra a dos millonarios que habrían dado regalos al primer ministro y su familia por valor de 230.0000 euros a cambio de favorecer sus intereses empresariales.

 

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar