Martha Rivera-Garrido

Por Ramón Saba jueves 17 de enero, 2019

Debido a que mañana estará celebrando su cumpleaños y es una de las escritoras más relevantes de la literatura dominicana contemporánea, quiero repetir esta publicación.

Nació el 19 de enero de 1961. Poeta, conferencista y narradora. Conocida internacionalmente como Martha Rivera, decidió hace breve tiempo incorporar el apellido materno a su nombre artístico seguido del paterno y separado del mismo por un guión, en reconocimiento a la abnegación de su madre a quien agradece, admira y venera. Nieta del insigne poeta Gastón Fernando Deligne.

Identificada siempre por su lucha social a la que ella misma bautiza como La Resistencia por su trayectoria sindicalizada con los intereses más dignos de la nación. Militó en las actividades estudiantiles de la Universidad Autónoma de Santo Domingo donde curso estudios sobre ciencias políticas, destacándose como aguerrida dirigente estudiantil.

Martha Rivera-Garrido es una distinguida escritora proveniente de la denominada Generación de los 80, grupo poético que marcó esa década y en el que compartió espacio con José Mármol, José Alejandro Peña, Plinio Chahín, César Zapata, Medar Serrata, Dionisio de Jesús, Manuel García Cartagena, Víctor Bidó, León Félix Batista, Tomás Castro Burdiez y Rafael Hilario Medina, entre otros. En su residencia se realizaban frecuentemente los encuentros de la mayoría de estos poetas. Su identificación con este grupo es tan alta que la poeta Chiqui Vicioso la señala como “la musa de la Generación de los 80.”

Fue articulista del periódico Listín Diario, en el cual publicaba su columna Enemigo Rumor, abarcando temas de diferentes vertientes y más recientemente en El Nuevo Diario. Ha ofrecido charlas en numerosas universidades e instituciones literarias y académicas tanto en República Dominicana como en otros países. En la actualidad goza del reconocimiento y afecto de todos sus colegas, sean estos veteranos o noveles, siendo invitada a participar en los principales recitales poéticos que se realizan en nuestro país y siempre presente en los que yo organizo.

Enmarcada en lo que ella misma llama “tortuoso proceso escritural”, ha publicado los poemarios Twenty Century y otros poemas,Transparencia de mi espejo; Geometría del vértigo; Enma, la noche, el mar y su maithuna y Alfabeto de Agua. Su poesía figura en muchísimas antologías respetables. En 1995 obtuvo el Premio Internacional Casa de Teatro por su novela He olvidado tu nombre, la cual fue publicada en 1997. Ha sido traducida al inglés, italiano, portugués, francés y alemán.

Martha Rivera-Garrido se caracteriza por ser una ardiente defensora de la buena literatura. Ella misma es una poeta dotada de una fina sensibilidad y una gran fuerza, tanto escritural como interpretativa, que sabe distinguir el grano malo del bueno, y en consecuencia nos brinda poemas en los cuales nos reflejamos sorprendidos como niños frente al reflejo del agua del estanque.

Ella es una especie de Alejandra Pizarnik de la literatura dominicana.
En conversaciones sostenidas con algunos colegas sobre Martha Rivera-Garrido en diferentes tertulias, especialmente con Omar Messón que es uno de sus más fervientes admiradores, se llega siempre a la conclusión de que impresiona fundamentalmente el tono intimista con que ella trata sus problemas emocionales, quiere decirle a todo el mundo, diciéndoselo ella misma, la chispa radiante, la pulsión de lo que siente; su lírica es única, nace de una poeta adulta a quien sólo le interesa la profundidad de la poesía, que es como decir la profundidad de la vida; estructura sus poemas a partir de un concepto que más que intelectual es sensual, sensual en lo que dice y sensual en lo que piensa, sus poemas van resbalando en sentido inverso a la ley de la gravitación universal, pues van desde ella hasta lo infinito. Si hace algunas referencias a entes que trascienden es porque eso forma parte de su vida, de su cotidianidad, quizás de sus cuitas.

Concluyo esta entrega de TRAYECTORIAS LITERARIAS DOMINICANAS con un excepcional poema de Martha Rivera-Garrido, a quien le deseo una feliz celebración, junto a todos los que la queremos y admiramos:

Mujer No 2

Todos los hombres que he amado están aquí.
Todos me hacen doler las piernas
y desnudar la ternura de vez en cuando.
Todos contemplan la logicidad de mi caos,
desenredan los internodios de mis cabellos
y cabalgan
todas las veces del amor tantas
cual son.
A todos amo con mi virginidad eterna.
A todos celo con mi pecho blando y sediento.
Todos golpean en mis encierros
con sus cuchillos y sus miserias
todas las veces del mar tantas
cual son.
Todos están aquí, amontonados sobre ti,
multiplicando tu aliento,
humedeciendo tu sexo,
sobre ti, que ahora descansas
sobre la muerta
que ahora soy yo.

 

Por Ramón Saba

Anuncios

Comenta

¡Mantente informado!

Suscríbase para recibir las noticias más importantes del país y el mundo directamente en su correo
SUSCRIBIRME
X
Apple Store Google Play
Continuar