Mariana Pajón causa euforia en Santa Marta y anuncia que buscará otro oro

Por EFE viernes 17 de noviembre, 2017

EL NUEVO DIARIO, Santa Marta (Colombia), 17 nov.- Fueron 40 segundos y 290 centésimas de euforia. Las piernas de la colombiana Mariana Pajón, la bicampeona olímpica que engalana los XVIII Juegos Bolivarianos, se movieron a la misma velocidad que los corazones de los cientos de espectadores que rodearon la pista de BMX de Santa Marta.

Era ella contra ella misma sobre la bicicleta durante la contrarreloj. Pero antes de ese duelo, en el que revalidó el título de Trujillo en 2013, cargó baterías con la energía de la gente que coreó su nombre y recibió en agradecimiento señales de afecto de la múltiple campeona.

Tres vueltas de calentamiento y para adentro. El sol y la elevada temperatura la obligaron a guardar fuerzas para cumplir con un tiempo que no les dio opción a sus contrincantes.

Fue la última en subir al partido, que para ella lució “nada profesional” y que complicó la salida de los deportistas. Con uñas y bicicleta doradas, la colombiana anticipó lo que sucedería la final de la prueba.

Ella, la reina del BMX, no defraudó. Corrió como a todo vapor, como lo ha hecho en los mejores escenarios del mundo, para cumplir primero con su país y luego con la meta de empezar con oro el camino a Tokio 2020, donde espera confirmar su poderío.

“El ciclo olímpico dorado es muy importante, pero más que eso es venir a correr en casa, subir a lo más alto del podio y que suene ese himno para que todo el mundo lo cante como lo cantó. Me siento muy orgullosa”, expresó a periodistas.

A su llegada firmó su buen trabajo al fundirse en un abrazo con su papá, Carlos Mario Pajón, que siguió al borde de la pista el rendimiento de esa “hija extraterrestre”, pues a veces lo hace dudar de que sea de este planeta.

En la caribeña Santa Marta, la tierra de Carlos ‘el Pibe’ Valderrama, Radamel Falcao García y Carlos Vives, ‘la Tata’ entregó el primer oro de los tres que viene a disputar, pues aún le queda la prueba por series del sábado y su debut en el ciclismo de pista, que será del 21 al 24 de noviembre en Cali.

“La pista (de BMX) agota, pero me siento bien y me adapté. No está terminada del todo pero siento que lo puedo hacer bien mañana”, enunció con su oro colgado y aferrada a la pequeña réplica del ‘Ajaytuké’, la mascota de los Bolivarianos.

Con una sonrisa dijo sentirse plena en Santa Marta, aunque su sudor y un “me estoy derritiendo” pusieron ese amor a prueba, el que exhibió en las redes disfrutando con todo el equipo de las playas antes de su esperado debut.

Tras la vuelta de Mariana, que jugó como nunca de local y se mantuvo en concentración absoluta desde que pisó la ciudad sede, se confirmó la plata de la ecuatoriana Domenica Azuero (41,560) y el bronce de la venezolana Stefany Hernández (41,781), resultado que dejó inconforme a la medallista olímpica.

“No era lo que esperaba. Pude ver los errores que cometí en la pista, hice unos recorridos que me costaron un poquito más del metro y más recorrido en la pista, por eso la diferencia en el tiempo”, declaró a la prensa.

Y en contraste con el júbilo de Pajón y Azuero, la venezolana indicó que transformará “toda esa energía de rabia y frustración” que tiene por obtener esta medalla de bronce, para “mañana estar en la mejor forma y pelear por esa dorada”.

En hombres hubo menos fervor del público, pero los bicicrocistas colombianos entraron en ‘modo Mariana’ para no darle opción a sus rivales con el primer lugar de Diego Arboleda y el segundo de Carlos Ramírez (36,430), bronce en Río 2016.

Con ese oro, Arboleda salió de anonimato pese a que tiene varios títulos nacionales. Se movió con más fluidez en la pista y tomó bien cada peralte para convertirse en campeón bolivariano con un tiempo de 36 segundos y 103 milésimas. El podio lo completó el ecuatoriano Alfredo Campos (36,510).

“Queríamos demostrar que éramos los mejores y disfrutar. Se hicieron unas vueltas muy buenas en una pista que agota las piernas. Pero estoy feliz, es mi primer oro en una carrera de ciclo olímpico”, comentó Arboleda.

Para este sábado se espera aún más efervescencia en las tribunas y en la pista, con una bicampeona olímpica empoderada por el público y con más potencia en las piernas por sus fuertes entrenamientos en velódromo.

Apple Store Google Play
Continuar